El pobre desempeño de los alumnos del profesor Bosch

Por José Flández viernes 10 de julio, 2020

El pobre desempeño como gobernantes de los alumnos del profesor Juan Bosch, fue profundamente decepcionante para un país que cifró en ellos grandes esperanzas de cambios cualitativos y cuantitativos fundamentales, que contribuyeran grandemente con el desarrollo político, institucional, económico y social de nuestra nación, dejándonos de paso, como legado, un fortalecido estado de derecho, donde cada persona e institución estén sujetas a la ley en igualdad de condiciones.

 Y es que gran parte del pueblo dominicano estaba convencido de que los hijos ideológicos de ese gran organizador de partidos políticos y creativo escritor dominicano, no podían fallar como conductores del Estado, y depositaron en ellos en 5 procesos electorales la confianza que estos no supieron recompensar, al no cumplir ni mínimamente con las grandes expectativas creadas, las que en realidad fueron como un espejismo de un oasis en el desierto.

 Sin embargo y a pesar de la gran decepción de aquellos hijos de Bosch que pronto entregarán el poder, el 5 de julio pasado los votantes dominicanos optaron por darle la oportunidad a otro de los alumnos, pero de otro partido político, que es fruto también como el derrotado PLD, de uno de los desprendimientos que tuvo el primero de los partidos creados por Bosch, el PRD.

 De manera que ahora le toca el turno a Luis Abinader, quien fue el agraciado con el voto mayoritario de esta última elección presidencial y congresual. De éste y su equipo de funcionarios, también el pueblo mayoritario que ha depositado en él su confianza, espera que efectivamente produzcan los anhelados cambios que espera con ansiedad se realicen para el beneficio de todos.

 Las principales expectativas que la sociedad alberga en sus anhelos que sean cumplidas, son principalmente de carácter económico, moral, de excelentes servicios, fin de la corrupción sistemática, fortalecimiento de la seguridad pública, la frágil institucionalidad, entre otras.

 El pueblo dominicano estará muy pendiente de que el nuevo gobernante cumpla con sus promesas de campaña para aplaudirlo y apoyarlo si así lo hiciera, pero también para repudiarlo contundentemente si así por el contrario no le cumpliera.

  Felicitaciones al nuevo presidente, y a Dios que reparta suerte. Ojalá que cumpla y no se convierta en otra amarga decepción…  

Por José Flández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar