El PLD atrapado en el danilismo 

Por Jesús M. Guerrero

“Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.” Abraham Lincoln

Inmediatamente se hizo de conocimiento público el accionar de los pulpos de Danilo, la vinculación de su familia en la dilapidación del erario y el rol en las ventas a las distribuidoras eléctricas de su tristemente célebre cuñado, el gigante asiático. Ahora en el ojo del huracán se encuentra su edecán militar acusado de un entramado corrupto junto a una pastora que al parecer andaba más descarriada que su rebaño y próximamente vienen los pasados miembros de la Cámara de Cuentas.

¿Cuál respuesta puede dar Danilo Medina para salir al frente de estos escándalos y los que faltan?

Que no sea que él no sabía nada al respecto, la realidad es que el Expresidente se ha constituido en la arena movediza que entre más se mueve la alta dirigencia del PLD, más se hunden. La supervivencia política de Danilo es el final del PLD y viceversa.

Ya no se recuerdan las victorias de Danilo, porque ha emprendido un derrotero sin comparación alguna, la más reciente su fallido apoyo a las causales que evidenció que carece de ese control absoluto de su partido, del cual se ufanaba durante sus mandatos presidenciales.

El PLD debe hacerse a la idea y recordar lo sucedido al PRD después del 2004 y la implosión del 2008, ya que probablemente ese será su destino, iniciar a transitar el vergonzoso camino de los partidos bisagras sin forma alguna de remontar a ese pasado plagado de victorias, el paso por la historia nacional de Danilo estará más caracterizado por las derrotas que por sus dos únicas victorias.

Lo que fue Miguel Vargas para el PRD, ha sido Danilo para el PLD, ahora trata de controlar la organización morada tal cual fuera una S.R.L., pero carecen de legitimidad política producto de la derrota histórica y de coherencia para ejercer un rol opositor. En su actual división y lucha por la imagen de principal opositor van a concurrir al próximo torneo electoral a luchar por el segundo lugar con la FP y probablemente perderán.

Lo que se vislumbra más allá de la curva es que el paso de ambas organizaciones en la oposición se extenderá bastante tiempo, por el ejercicio autoritario del poder de Danilo Medina, con el cual quebró a su generación política dando paso a otra más acorde a la sociedad actual.

De todo este devenir político algo ha quedado claro y es el precio por alterar los procesos históricos, de Danilo Medina y Miguel Vargas se puede aprender que es mejor perder con dignidad que tratar de cambiar la voluntad popular por cualquier medio y que la traición es la madre de todas las derrotas.

Olvidando la máxima de Napoleón, cuando tu enemigo se equivoca no lo distraigas. La oposición debe saber que las organizaciones políticas que no crean proyectos de nación y solo buscan conformar boletas para los venideros comicios, son cualquier cosa menos partidos políticos.

¿Con cuál discurso el PLD puede pedir el voto ciudadano a cambio de “administrar el presupuesto nacional”, cuando los últimos 8 años entre pulpos, gigantes, corales y demás yerbas aromáticas le robaron parte del futuro a varias generaciones de dominicanos?

Concluyo con la frase de Javier Díez Canseco para que el PLD comprenda un aspecto de la causa de su derrota, citó: “Necesitamos una nación donde la corrupción no sea una forma consentida de gobernar.”

Por Jesús M. Guerrero

Comenta