El periodista

Por Manuel Hernández Villeta lunes 4 de abril, 2022

El mantenimiento  de una plena libertad de expresión, el flujo del libre juego de las ideas y el total e incondicional accionar de la prensa, son parte de las columnas  sobre las que descansa una sociedad  democrática.

El derecho a la libre información ha costado ríos de sangre y el sacrificio de decenas de periodistas, desde  simples reporteros, articulistas,   jefes de redacción y directores de medios. La libertad de prensa no ha sido en la República Dominicana un regalo de gobernantes, sino impuesta por la lucha decidido de generaciones de periodistas.

Aún en los momentos más amargos y violentos  de las dictaduras, siempre hubo reflejos  de la lucha por la  difusión de  la verdad. Solo el accionar de la fuerza  y la mordaza vil  acalló por un instante el ejercicio de proclamar  la verdad a los cuatro vientos.

Ahora  se celebra el Día del Periodista en la República Dominicano dentro de un nuevo orden, que se inició ya hace muchos años, donde se respira aires de libertad de prensa, de  libre expresión del pensamiento y del respeto al trabajo para  difundir  los hechos con la mayor veracidad posible.

Cuando se fortalecen nuevos métodos de la comunicación, ligados al internet, y sobre todo el surgimiento de los  periódicos digitales, el momento es de reflexión. No importa la plataforma que se utilice, siempre el compromiso del periodista será decir la vedad.

 

El informador público tiene que ser objetivo e imparcial, y estar atado a la verdad. Se puede ser imparcial cuando en un conflicto no se defienden intereses particulares, o cuando se doblan las rodillas   por  miedo, por prebendas, o por complacencias  inaceptables.

 

Donde sí tiene el periodista que tomar parte, y dejar las imparcialidades a un lado, es cuando se pone en peligro la libertad de expresión y que fluya el rejuego de las ideas. El comunicador  tiene que tomar el bando de defensa del necesitado,  ser la voz y las ideas de los mudos sociales  que se ponen cremallera en los labios y tapones en los oídos  por miedo a la  fuerza de la opresión.

 

Ante  la divulgación de las injusticias, de los excesos del sector público y de la prepotencia de  los poderosos económicos, el periodista tiene que jugar su carta, que es ser defensor de los mejores intereses del país. Siempre debe estar al lado del sentir de los excluidos, de los muertos de hambre, y  de los abandonados a la suerte.

 

Un verdadero periodista no debe vivir de poses  y falsedades, sino que tiene que sentir indignación  ante la mínima violación de los derechos humanos, tiene que explosionar, y no morderse los labios, apretando los puños, para evitar la ira, cuando el poderoso pisotea al indefenso, y la justicia no aplica sobre él la pena correspondiente.

 

Si el periodista carece de una agenda   de lucha para que se mantengan las libertades públicas; si el periodista es indiferente a que se lance al zafacón el estado de derecho; si el periodista no enfrenta las injusticias, entonces estará incumpliendo con su labor social, y lo mejor es que se dedique a escribir novelas rosas. Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

 

Por Manuel Hernández Villeta

Comenta