El Penquito está totalmente derrotado y no hay forma ni manera de que gane comoquiera

Por Víctor Manuel Peña lunes 29 de junio, 2020

En la verdadera realidad político-electoral del país el PLD y su candidatito están enterrados en un lejano tercer lugar, y no hay forma de que este último pueda repuntar aún tirándose Danilo a la calle.

Hay una firme e irrevocable decisión del pueblo dominicano, el soberano, para sacar o desalojar definitivamente al PLD del poder, entiéndase la plaga maldita del danilismo.

No hay forma ni manera de que esa decisión del pueblo dominicano pueda ser cambiada por el “embrujo o hechizo” de las encuestas manipuladas y maquilladas que ha estado haciendo y publicando el gobierno.

El presidente de la República no sorprende a nadie cuando dice que se va a tirar a la calle a hacer campaña por su candidatito, porque él y su gobierno siempre han estado apoyando al Penquito.

Y todo el mundo sabe lo que significa que el gobierno está apoyando abiertamente a su candidatito a la Presidencia, habida cuenta de la grave crisis de institucionalidad en que está envuelto este país.

Usar el presupuesto público y los programas de asistencia social y demás para ponerlos a disposición del candidatito del PLD sólo se puede dar en un país donde el Estado de derecho acusa grandes debilidades.

Esa desgracia de poner los dineros del pueblo al servicio del candidatito a la Presidencia del gobierno, aparte de que eso contraviene y viola la Constitución y las leyes de la República, solo puede darse en los países sin madurez institucional como la República Dominicana.

En Estados Unidos, Canadá y Europa eso no es posible: son democracias maduras e institucionalizadas

Esa grosera intervención de un gobierno en campañas electorales viola flagrantemente el principio de equidad consagrado en la Constitución de la República.

La intervención de cualquier gobierno en campañas electorales se hace en violación o incumplimiento del juramento de respetar la Constitución y las leyes ante el Congreso de la República cuando el presidente toma posesión del cargo.

Pero aún con las grandes debilidades que acusa todavía el Estado de derecho en nuestro país, lo cierto es que la nación dominicana es una república constitucional y democrática.

Un presidente debe siempre guardar la forma y mantener la prudencia.

Las palabras vertidas y derramadas en la última reunión del Comité Central del PLD, una intervención aparentemente improvisada, hablan muy mal del presidente de la República.

Presidente, no es verdad que el Penquito gana comoquiera!

Con las bravuconadas asumidas por el presidente en esa peroración ante el CC del PLD, Danilo no solo se derrotó a sí mismo sino que terminó de enterrarse vivo!

El país está preparado y blindado para evitar que se vulnere la voluntad popular.

Vivimos en una democracia, no en una dictadura ni en una tiranía, y hay que respetar las reglas del juego de la democracia: El que ganó, ganó, y el que perdió, perdió!

Todavía cuando en su peroración el presidente dijo cosas con las que quiso meter miedo, lo cierto es que aún así Danilo mostró o “enseñó” el refajo: La cúpula del PLD solo respira y transpira derrota!

Ustedes, el gobierno y el PLD, están totalmente desmoralizados y derrotados.

La derrota, una derrota calcinante y torturante, hace tiempo que se apoderó de las mentes de los dirigentes del PLD y de los funcionarios del gobierno.

Ustedes, los danilistas, están transitando el angustioso camino del Gólgota!

Ustedes, los danilistas, se están friendo o achicharrando en una caldera muy ardiente!

Ustedes, los danilistas, deben prepararse mentalmente para aceptar la derrota!

No hay forma ni manera de alterar el curso de la historia!

La democracia seguirá su agitado curso!

El pueblo dominicano ya decidió rehacer su presente y su futuro sin ustedes los danilistas!

Los danilistas en su paso por el poder han manchado y mancillado la historia nacional.

 

Vergüenza contra dinero!

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña                  

Comenta