El peligro de las aplicaciones de citas en línea

Por Diógenes Henríquez

La virtualidad ha transformado todos los aspectos de nuestras vidas y sin dudas, la socialización a través de medios digitales es donde más ha impactado. Tal es el caso de las aplicaciones de citas, donde millones de adolescentes, jóvenes y adultos conocen personas al azar.

Conozcamos el caso de José (nombre falso para proteger su privacidad), que utilizando una de estas aplicaciones, decidió conocerse con un chico, la cita fue muy rápida y los dos jóvenes estaban decididos a encontrarse en un parque público de la ciudad, sucedió tal cual, solo que habían quedado en verse en un parque y José no contaba que el otro joven llegaría a recogerlo en un vehículo, no a conocerlo y sentarse en el parque como habían acordado, José decidió montarse en el vehículo y no habían pasado 3 minutos cuando de atrás salió una persona con voz amenazante para que se esté tranquilo. La historia no terminó en tragedia pero sí perdió muchas pertenencias.

Como el caso de José, pudiéramos mencionar muchas otras historias, donde lamentablemente jóvenes por evitar discriminación, burlas o relajos sobre la situación no hacen las denuncias en los organismos correspondientes y como resultado, cada día son más recurrentes estos casos.

Las redes sociales no son buenas ni malas sino que todo dependerá del uso que nosotros le demos; conocer, socializar, salir, es normal en los seres humanos, pero se debe hacer con seguridad y con previo conocimiento de la persona que nos acompañará.

En este artículo más que advertir a no usar estas aplicaciones, queremos recomendar varios tips sobre seguridad:

1- Solicite al menos información de una red social diferente a la de cita, con esto podrá verificar que no sea un perfil falso creado exclusivamente para engaños.

2- Realice videollamadas para constatar que habla con la persona real.

3- No asista a reuniones en lugares distantes o solitarios, por informaciones que hemos recibido, muchos atracos ocurren por asistir a sectores donde no conocen.

Comenta