El peligro acecha al mundo

Por José Flández

El peligro acecha al mundo… Rusia con Putin al mando es una amenaza constante para Europa y toda la humanidad, debido a su afán expansionista de querer anexarse a Ucrania, luego de haberle arrebatado la península de Crimea.

Ahora amenaza a modo de chantaje a Estados Unidos con instalar bases militares en Cuba y Venezuela si Ucrania es aceptada como un miembro más de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, lo que preocupa al continente y a todo el planeta, por el peligro de que eso degenere en un enfrentamiento militar entre las dos superpotencias, que involucraría de paso a la Unión Europea e implicaría además la participación de otras naciones aliadas de ambos bandos.

El gobierno ruso aseguró que no descarta el envío de tropas a Cuba y Venezuela en plena escalada de tensiones con la Unión Europea y Estados Unidos por las últimas acciones militares en torno a la frontera ucraniana y el envío de tropas a Kazakistán, luego que el régimen dictatorial de dicho país solicitara la intervención rusa para parar las intensas protestas violentas desatadas por airadas multitudes desafectas al gobierno sustentado por el dictador ruso.

Aunque se sabe de la presencia rusa en Venezuela, comprobada por los servicios de inteligencia colombianos, según las afirmaciones del ministro de defensa Diego Molano, quien declaró a la prensa que desde hace meses los rusos cooperan activamente con las fuerzas militares del país vecino, lo mismo que políticamente con la sustentación de la dictadura Castro chavista de Nicolás Maduro.

Desde 1917, luego del triunfo de la revolución Bolchevique y la construcción de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, (URSS), Rusia ha demostrado ser un ente intervencionista y desestabilizador para todo el planeta, derrocando o tratando de derrocar gobiernos en África como en América Latina, en Venezuela por medio del golpista Hugo Chávez; incentivando y financiando el terrorismo, la formación de partidos comunistas y grupos guerrilleros, por medio de Cuba; su satélite antillano por más de 60 años.

En mi opinión, Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea han dejado a Rusia ir demasiado lejos con su afán expansionista, hegemónico e imperialista, al permitir sus continuas agresiones, por temor a una confrontación militar con el gigante Euro asiático que por cierto posee un inmenso poder armamentístico nuclear superior a Occidente, por lo menos en lo que las estadísticas nos han podido ofrecer con respecto a los volúmenes de esos armamentos en poder de las grandes potencias.

Es imperativo que Occidente deje de tratar con paños tibios un problema que requiere de cuidados intensivos y de acciones contundentes para parar esos peligrosos desafíos que plantean esas acciones aventureras y provocadoras de tan agresiva potencia, con su desbocada apetencia de dominación imperial.

Hace rato que la OTAN debió aceptar la solicitud de Ucrania para integrarse a dicha organización militar ya que eso hubiera sido una acción que evitaría futuras intensiones del imperio ruso quererse anexar dicha nación a la que quiere, por todos los medios violarle su soberanía, llegando al colmo de arrebatarle gran parte de su territorio y de pretender impedirle que se alíe con quienes a esa república soberana se le antoje.

Como del mismo modo hace tiempo que los Estados Unidos debieron intervenir en Cuba para eliminar el principal foco de subversión en contra de la estabilidad de nuestro continente y allende los mares.

Contra las intensiones malignas del monstruo ruso hay que estar dos pasos adelante… así que a ponerse las pilas líderes de Occidente, ¡hay que estar bien despiertos!

POR JOSÉ FLANDEZ

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar