El Parlamento argentino aprueba el rechazo al “golpe de Estado” en Bolivia

Por EFE miércoles 13 de noviembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, Buenos Aires.- Las cámaras del Senado y Diputados de Argentina aprobaron este miércoles repudiar el “golpe de estado” en Bolivia tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia del país el pasado domingo y su posterior traslado a México.

En dos sesiones especiales, ambas cámaras resolvieron por mayoría las propuestas impulsadas por el peronismo de rechazar el “quiebre institucional” en Bolivia, lo cual produjo un choque con el oficialismo, quienes propusieron otra declaración en Diputados que hablaba de “ataques contra el sistema democrático”.

En el Senado se aprobó con 29 votos a favor, 8 en contra y 4 abstenciones el “más enérgico repudio” al “golpe de Estado” perpetrado contra el Gobierno “democráticamente electo del presidente Evo Morales”.

La iniciativa, presentada por uno de los legisladores del interbloque Argentina Federal, logró el apoyo del bloque Justicialista y el Frente Para la Victoria-PJ, ambos peronistas.

El senador peronista Carlos Caserio planteó que “es necesario hacer un repudio completo desde el sistema político argentino al golpe de Estado” perpetrado en Bolivia “y que terminó en la destitución del presidente Evo Morales con una renuncia que en realidad fue coaccionada porque fue solicitada por la Policía y por el Ejército de Bolivia”.

“Si nosotros no somos claros expresando la solidaridad con el país hermano y si no nos abocamos a tratar de que la democracia sea un bien que no pueda ser manoseado por nadie, evidentemente la región va a retroceder”, advirtió.

La también senadora peronista Norma Durango pidió además “repudiar” la posición adoptada por el Gobierno de Mauricio Macri, que no quiso calificar la crisis que vive Bolivia como un golpe de Estado.

El senador oficialista Julio Cobos dijo que no deja de sorprender “que un comandante de las fuerzas armadas diga que le sugirieron al presidente que renuncie”, un acto que calificó como un quebranto al orden constitucional.

Pero consideró que también debe respetarse la voluntad popular de los procesos electorales y, a su juicio, “todo este conflicto se origina en Bolivia” por la voluntad de algunos “eternizarse en los cargos”.

Según Cobos, “evidentemente hubo irregularidades” en las elecciones del 20 de octubre, sospechadas de fraude.

Mientras tanto, la Cámara de los Diputados debatió durante más de cinco horas entre diferentes propuestas de declaración y finalmente decidieron, a mano alzada, aprobar el “profundo repudio al golpe de estado” en Bolivia, siguiendo la propuesta del peronista Frente para la Victoria.

El texto convocó a “todo el arco político de la región a exigir el cese inmediato de la persecución y violación de derechos humanos de funcionarios, dirigentes políticos, sociales, sindicales, feministas y de la población en general”.

“No hay ninguna duda de que en Bolivia hubo un golpe de estado”, aseveró el diputado Felipe Solá, un hombre cercano al presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, quien ha hecho gestiones para que Morales lograra salir de Bolivia el martes para ser asilado en México.

Por su parte, el oficialista bloque Cambiemos propuso rechazar “los ataques contra el sistema democrático sufridos por el Estado Plurinacional de Bolivia, las condenables intervenciones policiales y militares en el proceso político, como así también las gravísimas alteraciones a la voluntad popular que desembocaron en el anuncio de una nueva convocatoria a elecciones presidenciales”.

En este sentido, el presidente del interbloque oficialista, Mario Negri, llamó a analizar el proceso que “viene viviendo la región”.

“Tenemos que ver la película completa. Para nosotros hay tres requisitos indispensables: soberanía popular, institucionalidad plena y elecciones libres, sin trampa y sin fraude, eso también deslegitima la democracia”, aseveró.

Anuncios