El papa pide difundir la paz como los pastores de Fátima

Por El Nuevo Diario viernes 12 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, FÁTIMA, Portugal (AP) — El papa Francisco exhortó a los católicos a “derribar todos los muros” y difundir la paz como parte de su viaje al poblado portugués de Fátima el viernes para conmemorar el 100mo aniversario de uno de los eventos más singulares de la Iglesia católica en el siglo XX: las visiones de la Virgen María reportadas por tres niños pastores analfabetas y los “secretos” que ella les confió.

Miles de peregrinos se colocaron a lo largo de la ruta donde pasaría la caravana de vehículos en la que iba Francisco y arrojaron pétalos de flores, evidencia de que el primer pontífice latinoamericano de la historia tiene una enorme cantidad de seguidores en este país mayormente católico. Se escucharon vítores de “¡Viva el papa!” cuando él ingresó a la plaza principal de Fátima, que había sido empapada por fuertes aguaceros pero estaba iluminada por un sol brillante a su llegada.

No se emitió un estimado oficial del número de asistentes, pero la plaza principal tiene una capacidad de 600.000 personas y estaba atestada. Las autoridades dijeron que esperaban a un millón de personas.

“Es una gran emoción porque es la primera vez que él viene aquí, y siempre tenemos la esperanza de que algo pueda mejorar”, dijo Laurindo Pereira, un carpintero de 55 años. “Es la fe. En todo, es acerca de la fe y es algo bello”.

Francisco pasará menos de 24 horas en Fátima para conmemorar el centenario de las apariciones y canonizar a dos de los tres niños pastores. Espera que el mensaje de paz que reportaron hace 100 años, cuando Europa estaba sumida en la angustia de la Primera Guerra Mundial, resuene entre los fieles católicos de la actualidad.

Durante una vigilia nocturna en la capilla construida en el sitio de las apariciones, Francisco inclinó la cabeza en oración ante la estatua de la Virgen y dejó una rosa de pétalos dorados en su base, de acuerdo con una tradición en la que los pontífices colocan rosas doradas en santuarios marianos.

En una oración exhortó a los fieles a imitar a los pastorcitos y difundir la paz, incluso en tiempos de guerra.

“Derribaremos todos los muros y cruzaremos todas las fronteras, a medida que vamos a todas las periferias, para dar a conocer la justicia y la paz de Dios”, afirmó.

El 13 de mayo de 1917, los niños pastoreaban ovejas cuando tuvieron la primera de seis visiones de la Virgen María. Dijeron que ella les reveló tres "secretos": mensajes apocalípticos que preveían la Segunda Guerra Mundial, el infierno, el surgimiento y caída del comunismo y la muerte de un papa, y les pidió que rezaran por la paz y se alejaran del pecado.

Aunque la Iglesia católica local e incluso los padres de los niños dudaron de la historia contada por los niños, la versión ganó creyentes y al paso del tiempo la Iglesia la aceptó como una aparición auténtica en 1930.

Los hermanitos que serán canonizados, Francisco y Jacinta Marto, que tenían 9 y 7 años cuando ocurrieron las apariciones, murieron de gripe dos años después.

Su prima Lucía dos Santos, de 10 años entonces y la mayor entre ellos, se convirtió en la principal narradora de lo sucedido. Dos Santos también está en proceso de beatificación, el primer paso para convertirse en santa. Su proceso comenzó hasta después de su muerte en 2005.