El papa autoriza también los matrimonios celebrados por los “lefrevbianos”

Por admin Martes 4 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, Ciudad del Vaticano, 4 abr (EFE).- El papa Francisco autorizó el permiso para celebrar matrimonios a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X, los llamados "lefebvrianos", que no reconocen las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, por lo que están fuera de la Iglesia desde 1988.

La oficina de prensa del Vaticano publicó la carta de la Pontifica Comisión Ecclesia Dei a las respectivas Conferencias episcopales en las que les comunicaba esta decisión aprobada por el papa, en un nuevo gesto "para conseguir la plena comunión" con los "lefebvrianos".

Esta nueva disposición se extiende a la que incluía la carta apostólica "Misericordia et misera", el documento de conclusión del Jubileo extraordinario, publicada en noviembre del año pasado, y en la que Francisco autorizaba a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X a confesar y absolver los pecados.

En la misma línea, "no obstante que la situación canónica de la Fraternidad S. Pío X continúa siendo, por ahora, objetivamente ilegítima", explica la carta de Ecclesia Dei, se ha decidido que se "concedan las licencias para asistir a los matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Fraternidad".

La carta específica que se deben seguir algunas indicaciones, como que "siempre que sea posible, el obispo delegará a un sacerdote de la Diócesis para asistir a los matrimonios, recibiendo el consentimiento de los cónyuges, y después la misa tridentina, como se llama la de antes del Concilio Vaticano II, la celebrará un sacerdote de la Fraternidad.

El prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Muller, y el superior general de los "lefebvrianos", Bernard Fellay, han mantenido algunos contactos para su regreso a la iglesia católica.

Este grupo, fundado por el fallecido arzobispo francés Marcel Lefebvre en 1970 y que no reconoce las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, desató en 1988 un cisma en la Iglesia católica cuando su fundador ordenó sin permiso de Juan Pablo II a cuatro obispos, uno de ellos Fellay.

El primer paso de acercamiento tras el cisma se produjo cuando Benedicto XVI liberalizó en 2007 la misa con el llamado "rito tridentino", en latín y de espaldas a los fieles y la única que reconocen los seguidores de Lefebvre, y levantó las cuatro excomuniones de los obispos nombrados. EFE