El país de las contradicciones ventajosas

Por Rolando Fernández martes 8 de octubre, 2019

Dominicana, es una nación en la que no caben los vehículos que a diario circulan. Las vías públicas resultan mal dispuestas e ineficientes ya, cuando se les relaciona con el aumento poblacional alcanzado hasta el momento, y las ocupaciones territoriales desordenadas, por la falta de civismo en la gente, y los descuidos oficiales.

Por tales razones, los taponamientos vehiculares se hacen cada vez más tormentosos, y hasta ponen en peligro las vidas de muchas personas con afecciones de salud, ante cualquier emergencia circunstancial que se les presente, cuando están varadas en medio de un bloqueo vial de esos “gruesos” que a diario se presentan en este “solar”, tan mal administrado, desde los gobiernos de turno.

Sin embargo, las ferias que se celebran en el país para la venta de vehículos nuevos, principalmente, de diferentes modelos y marcas. continúan como en sus mejores tiempos, dándoles a los adquirientes todas las facilidades posibles, desde cómodos financiamientos ofertados, hasta largos períodos para pagar los compromisos asumidos, y atractivas tasas de interés.

Es bastante notorio que, las autoridades a las cuales correspondería procurar una solución a tan caótica situación en calles y avenidas del país se estén haciendo de la vista gorda, como se dice; están mirando para otros lados.

No les está importando, al parecer, las penurias que tienen que pasar conductores y pasajeros de vehículos, que necesitan de gran tiempo extra para poder llegar a sus lugares de destino; amén de los efectos negativos que se derivan en adición, como son, por ejemplo: un mayor consumo de combustibles por parte de los vehículos; y, el pago de pasajes más caros, a costear por los usuarios del transporte público, etc.

Muchos son los sectores y personas autorizadas aquí, que han manifestado su opinión, en el sentido de la necesidad que ya tiene este país de suspender por un período de cinco (5) años, al menos, la importación de vehículos, en lo que respecta a las unidades nuevas; y, supeditar la entrada de aquella usadas a su fecha de fabricación; que esas últimas no excedan igual periodo de utilización.

Pero, ocurre que, se ha hecho caso omiso a las recomendaciones o sugerencias externadas en ese orden, y las importaciones y ventas de vehículos continúan sin control gubernamental alguno. Las facilidades sobran en favor de los compradores potenciales cuando se realizan tales eventos, motivando las adquisiciones.

Se entienden como diversas y poderosas las razones que subyacen, para permitir el aumento del parque vehicular local, a través de las importaciones masivas de automóviles que se verifican, como las celebraciones periódicas de las llamadas ferias para sus ventas, que son financiadas por los bancos del sistema.

Son entre esas, la recaudación de todos los impuestos inherentes a la adquisición, y posterior uso de los automóviles que circulan en el país; mayor venta de combustibles caros; derecho a circulación – placas -; seguros, revistas y demás “yerbas aromáticas” ¡Son imposibles los sacrificios fiscales en esa línea! De aquí que, el problemazo continúe, no importa.

En correspondencia con esa indiferencia, aparentemente contradictoria, ya un banco nacional está anunciando en la prensa local, haciendo provecho de los últimos meses del presente año, se infiere, en que parte de los ciudadanos recibe cierto dinero extra, por bonificaciones, regalía pascual, etc., la celebración de una feria de esas: “Banreservas anuncia Expomóvil”, a celebrarse del 11 al 13 del mes de octubre.  (Periódico “HOY”, del 2-10-10, página 4D).

¡Facilidades por montón para los compradores se ofrecen! Dentro de poco, otras entidades financieras aquí procurarán emularle, ofertando las ventajas competitivas de lugar.

Más tapones viales de vehículos en esta República, y que siga la fiesta. ¡Qué contradicción, aparente! En vez de procurarse corrección a tan acuciante problemática, lo que se hace es, intentar proseguir aumentándole.

 

Autor: Rolando Fernández

 

Anuncios

Comenta