El pago de mantenimiento como forma de conservar el valor de la inversión de un inmueble

Por Joan Feliz

El constante crecimiento inmobiliario que ha presentado la República Dominicana en los últimos años y a los cuales nos hemos referido en artículos anteriores, ha servido de punta de lanza para crear compradores más conscientes y comprometidos con mantener y viabilizar su inversión a futuro, y también ha expuesto la necesidad de colocar reglas claras para la correcta convivencia entre los vecinos; a raíz de estos factores la ley de régimen de condominio se ha convertido en la Biblia de la convivencia entre condóminos  en viviendas, complejos tanto turísticos como urbanos  y principalmente  edificios de apartamentos.

La ley 5038 de régimen de condominio tiene más de 60 años de vigencia desde su aprobación en el año 1958, y ha sido modificada en varias ocasiones. Su  intención principal no es otra que establecer que cada propietario se sienta  dueño de su inmueble ya sea un piso, un apartamento, una vivienda o un local comercial.

Además dicha ley es clara en reafirmar que aunque no esté reflejado en el título, todos son dueños del terreno y de todas las áreas comunes de la edificación que no estén afectadas por una delimitación exclusiva para uno de ellos, entiéndase el pasillo, las escaleras, los parqueos, el jardín, el área social y el gimnasio en caso de tenerlo también, los cuales son propiedad de todos y cada uno de los dueños.

Sin embargo, con la adquisición de estos derechos también se le adiciona una gran responsabilidad y es ahí dónde está la parte más polémica y controversial de esta ley es la que habla del pago del mantenimiento y sus consecuencias de no cumplirlo.

Como su nombre bien lo indica el pago del mantenimiento es el monto que debe asumir el propietario mensualmente para cubrir los gastos totales de las reparaciones y servicios necesarios para mantener en buen estado todas las dependencias existentes en un conjunto de propiedades inmobiliarias ubicadas en un mismo complejo.

Este pago contrario a la creencia popular si está estipulado en la ley, inclusive la misma ley 5038 de Régimen de Condominio establece que incluso los apartamentos vacíos deben pagar la misma cuota de mantenimiento, también está delimita el proceso a utilizarse para el aumento o la implementación de cuotas extraordinarias que debe ser aprobada por dos terceras partes de la asamblea compuesta por los dueños y también en algunos casos criminales pagarán menor cuota en base a su tamaño.

La falta de cumplimiento de este pago conlleva sanciones, y en casos extremos, hasta de inscripción de hipotecas sobre el bien inmueble e inclusive puede ser objeto de embargos por no pago.

Esta ley vela por el mantenimiento del inmueble y a la vez pone un alto a algo que es muy frecuente ver en la práctica que son compañías de administración de condominios y juntas de vecinos abusivas que suben las cuotas mensuales y estipulan cuotas extraordinarias de manera unilateral y antidemocrática en contra de lo establecido en la ley de régimen de condominio, de manera que estos procesos viciados que no cumplen con lo estipulado en la ley también son sujetos de ser impugnados de manera judicial.

Cada día el comprador más consciente ha visto este pago como una opción para proteger su inversión, basándose en el hecho de que es más fácil vender un apartamento bien pintado bien iluminado con un ascensor en buen funcionamiento y un área común bien cuidada, que un apartamento en condiciones de abandono. Al final, el pago del mantenimiento es lo único que divide una cosa de la otra.

Una edificación con un buen mantenimiento alarga la vida útil del inmueble y puede mantener la rentabilidad a través de los años.

 

Por Joan Feliz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar