El oscuro pacto entre Abinader y Leonel

Por Elias Samuel Rosario Mata

Leonel Fernández y Danilo Medina, apadrinaron la era administrativa más corrupta de nuestra historia. Una plaga venenosa que se extendió, hasta abarcar todas las instituciones del Estado. Arrasando con sus recursos. Gente que había llegado al poder en la miseria, adquirieron inmensas fortunas, en poco tiempo. Años tras años bailábamos entre los países más corruptos del continente.

El mal ejemplo de las autoridades, estimula el desorden, la delincuencia y la criminalidad. Raíces del “sicariato” que disminuye el valor de la vida a un puñado de billetes.  Mientras que, los funcionarios y empresarios disfrutaban de las mieles del poder, usando a las fuerzas militares y policiales para proteger sus propiedades y servirles de guarda espalda, para andar como reyes enrostrándoles en la cara a la sociedad, el poder y sus fortunas.

Según la encuesta Barómetro de Las Américas, en el documento “Cultura política de la democracia en República Dominicana, 2018/2019. El 60% de los jóvenes deseaba emigrar. Con el contrato del 97% para la Barry Gold y solo el 3% para el país. Leonel marcó la historia, colocándose entre los ex presidentes más antinacionalistas y entreguistas que hemos tenido. Con el inicio de su mandato, comenzó una etapa de descomposición social nunca vista.

En que se invirtieron todos los principios morales y valores humanos. Las tiendas para vender alimentos se transformaron en colmadones, que ocupaban las aceras para caminar, con mesas y sillas para ingerir alcohol. Las bancas de apuestas se regaron como pólvora y muchos propietarios aprovecharon la creciente podredumbre, para convertirse en honorables congresistas, asegurando la proliferación del nefasto negocio.

Los puntos de ventas de drogas, pasaron ser controlado y protegidos por la policía a cambio de una parte del botín. En la frontera, los militares que debían protegerla, traficaban con los haitianos, haciéndose cómplice de la invadieran pacífica, apoyada por empresarios, que se aprovechan de manos de obras baratas. Leonel, inició la era del endeudamiento y la sobrevaluación de obras.

Pero, lo peor de todo, es que cuando creíamos que habíamos salido de uno de los ex presidentes que más daño le ha hecho al país. El pacto secreto con Abinader para repartirse el gobierno, lo levantó de la tumba y le sirvió de batón para presentarse como defensor de la democracia. Hoy se pavonea en diferentes escenarios promoviendo su candidatura. Para la cual, le sobran recursos, que le permitirán comprar voluntades.

Abinader cayó en la trampa de un pacto, que lo obligó a dejar fuera de su gobierno a las sacrificadas bases del partido y a los aliados. Un alto costo político, que ningún líder debe cargar. Sino despierta a tiempo y rompe la cadena que lo atan al León, se quedará sin pito y sin flauta. Es una ignominia, ver como los peledeistas siguen en el gobierno burlándose de los perremeistas.

Con la lentitud de los procesos judiciales, no habrá tiempo para que toquen a su equipo y seguirá triunfante acercándose a la meta. La negativa del Congreso para aprobar la ley de extinción de dominio, que permite la recuperación del botín robado. Es una espada de Damocles, que pende sobre su cabeza. Abinader debe seguir el ejemplo, del ex presidente colombiano, Juan M. Santos, quien llegó al poder con el apoyo del ex presidente Álvaro Uribe.

Pero no cumplió con lo pactado, que le impedía seguir su propia agenda, consistente en buscar la paz con la guerrilla. Cuyo propósito le permitió ganar la reelección, aunque Uribe hizo todo lo posible para que perdiera. Manuel Santos paso a ser un icono de la humanidad al obtener el premio Novel de la Paz. Por el contrario, Uribe cayó al frio sótano de los ex presidentes, violadores de los Derechos Humanos.

Por Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Comenta