El Nuevo Diario hace honor a la verdad

Por Francisco Rafael Guzmán viernes 8 de mayo, 2020

El 8 de mayo de 1981 se funda El Nuevo Diario. Se comenzó a tirar y publicar en el piso alto  de la Editora Alfa & Omega, propiedad de Miguel Cocco Guerrero (QPD). Recuerdo aquel día en que vi entrando al local de esa editora a Persio Maldonado Sánchez, actual administrador, director y propietario o accionista principal de El Nuevo Diario, junto a un numeroso grupo de personas que también entraron a la empresa. Juan Bolívar Díaz fue su primer director. Conocía a Persio en las aulas de la UASD, cursando algunas materias en común: Introducción a la Sociología I y la Introducción a la Sociología II, el cursaba la licenciatura en Ciencias Políticas y yo la licenciatura en Sociología.

Persio había trabajado en labores administrativas en el periódico El Sol, al parecer desde antes de que dicho periódico redujera su tamaño a lo que se denomina tabloide, es decir, desde las páginas de El Sol eran grandes y se editaba en Santiago. El lema del periódico El Sol era solamente la verdad, pero toda la verdad. Tenía un anuncio que se decía: “Cada mañanita sale canillita, pregonando El Sol, por la tardecita vuelve canillita donde su mamá, llevando el centavo el triste y manoseado esa es su verdad… por esa realidad vive el sol.  ”

Recuerdo que ya previamente enterado de que se iba a fundar un nuevo periódico diario, el cual contaría con un grupo de numeroso de personas que había laborado en el periódico El Sol y que por un conflicto salieron de las labores en dicho diario, al ver a Persio y saludarlo, este me hizo saber que las intenciones de El Nuevo Diario serían hacer honor a la verdad. Le referí el lema del diario El Sol: solamente la verdad, pero toda la verdad, y él me dijo que eso se había desvirtuado en dicho periódico. Entonces, yo le referí que si iba a ser una mística periodística parecida a la del diario vespertino La Noticia, el cual también nació de un conflicto que se dio en otro periódico: El Nacional, a lo que él me dijo: si, pero fíjate La Noticia en principio quiso de decir la verdad, pero luego agregaba cosas que no eran la verdad, “nosotros sólo diremos la verdad”. Van casi cuatro décadas completas de que se comenzó a editar El Nuevo Diario, muchos periódicos comenzaron a desaparecer desde antes del neoliberalismo aparecer, como versión de un capitalismo salvaje que casi todo el mundo hoy padece y que se expresa en la crisis sanitaria mundial, El Nuevo Diario sigue incólume.

En los 10 Años de Balaguer, en medio de toda la vorágine que se vivía, el director -Persio Maldonado- que en esos días el propio presidente de La República llegó a expresarle que no se explicaba como  El Nuevo Diario no dejaba de editarse. Honor a quien honor merece, al parecer la línea pluralista de El Nuevo Diario le favorecido para no tener conflictos importantes y manejándose con humildad la dirección de dicho periódico  ha encontrado un espacio para tener los anuncios y avisos pagados que le permitan seguir editándose y mantener la TV en la internet.

No se me olvida un editorial de El Nuevo Diario sobre la invasión de Sudáfrica a Angola, a través de Namibia, cuando era entonces director Juan Bolívar Díaz. En ese editorial se decía sobre  fuerzas que querían hacer retroceder la marcha de historia. No recuerdo exactamente si fue en un periódico El Popular , órgano del Partido Socialista Popular, o fue algún artículo que escribiera Félix Servio Doucudray en El Nacional, cuando en 1975 o 1976, donde se habla de que la independencia de Angola que ya era un hecho desde noviembre de 1975, pero que los maoístas y los imperialistas la querían sabotear.  En ese tiempo cursaba el colegio universitario en San Francisco de Macorís. La verdad que editoriales así solo un diario pluralista los saca a la luz pública.

No es porque creo conocer y haber tratado un poco a Persio, pero él dirigiendo El Nuevo Diario honra la mística inicial de ese periódico. Es que Persio Maldonado es un ser humano de una gran personalidad. No se me olvida, cuando en una coyuntura electoral en la UASD, me dio su opinión de alguien que aspiraba a la rectoría y me dijo algo que era la misma conclusión a la que yo había llegado sobre esa persona y usó el mismo calificativo que yo había pensado sobre la misma. En tal sentido vayan las felicitaciones para todo el personal de El Nuevo Diario y en especial para su director Lic. Persio Maldonado Sánchez, hombre de acendrado espíritu.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar