El mundo virtual en tiempos de pandemia

Por Carlos Martínez Márquez lunes 4 de mayo, 2020

‘’ Eres libre  y por eso estas perdido’’. Frank Kafka

Y esta madrugada, al despertar, me miro al espejo para confirmar si justamente, lucia como ovejo greñudo, descuidado y panzudo, perdido en la espesura del sueño profundo que me ha      provocado la humareda de Duquesa. En medio de toda esta situación  onírica, pude felizmente agotar mi agenda del sábado de mi día de  cumpleaños sin mayor trastorno. Las redes sociales estuvieron abarrotadas de felicitaciones— tantas— que no tuve  oportunamente el tiempo  para responderles  a mis facebookers e instagrammers.

El COVID-19 nos ha obligado a reestructurar nuestras vidas  [para bien, o para forzarnos a vivirlas en otro plano, que solo el eclecticismo, nos daría, una buena alternativa para sobrellevarla de la mejor manera]. Cito por ejemplo: la celebración de un festejo,   de una reunión familiar o cualquier otro tipo de situación que en condiciones cotidianas  se celebraría en persona. Nos llega en hora buena la aplicación Zoom que nos brinda regocijo virtual, que hasta hace poco, era una costumbre en los lugares de esparcimientos amenizarlas en casas y clubes de manera física.

La macula, que el ‘’bicho pandémico’’ nos deja como lección…es que a pesar de la tragedia por el exterminio inducido, no nos han  arrebatado la sonrisa, el buen estado de ánimo y las ganas de seguir luchando contra un enemigo abominable e invisible que trata de forma corporativa y conspirativa, dominar el planeta. Nadie está por encima de la ley gravitacional y mucho menos por encima del fuero divino que nos crea; (que como objetivo) ‘’nos acoge como recipiente de semillas… para sembrar el bien común entre todos los que habitamos este diminuto planeta’’,  poblado de un puñado de gente buena y a su vez  de monstruos de comportamiento execrable respecto a nuestra raza.

La cuarentena debe servirnos para algo positivo, que nos permita  entrar en  fase de hacer ajustes en el plano existencial. Nos damos cuenta que somos frágiles y que no estamos preparados para ciertos cambios que regule nuestras normas e independencia. El ser humano debe flexibilizar el modo de vivir, sin ambiciones, sin maldades, y sin excentricidades (que ciertamente) es lo que está llevando a la humanidad a una irreversible destrucción hacia el ocaso  incipiente de un siglo plagado de incertidumbre y con dirigentes mundiales ‘’apandillados’’ enfermos mentales− y guiados por un priorato maquiavélico que a la postre nos han puesto de rodillas.

En medio de la celebración de mi cumpleaños, por vez primera, pude darme cuenta de que estamos empezando un nuevo formato real, una nueva era de interactuar con el resto del mundo  bajo un  esquema simple, compartido dentro de una plataforma que nos transporta   a cualquier estación del planeta. ¿Cómo imaginarnos que en un abrir y cerrar de ojos  el mundo entraría en un prisma de virtualidad surrealista, que solo antes nos presentaban en el celuloide?  También  llegue a la decidida conclusión  que el nuevo esquema virtual en todos los ámbitos− será lo que definiría una generación de ‘’doctos’’ de que en la medida que se vayan integrando a esos recursos puestos a su disposición, les hará más independientes  y menos proclives a la manipulación de quienes hasta ahora tienen el control para hacernos más ingenuos y tontos.

Si bien es cierto que la tecnología mediatiza la vida humana y nuestras costumbres, no menos cierto que mediatiza  nuestra moralidad. El covid-19 nos ha puesto a prueba de qué  tanto podemos aguantar el voltaje de la manipulación para hacernos más borregos o menos arrogantes; ahora bien, si de algo nos ha servido este encierro del que ya llevamos casi dos meses en nuestras casas—es que la educación virtual nos ha puesto, una importante herramienta maravillosa, para hacer los aportes pertinentes para continuar, los procesos de desarrollo en el mundo educativo y que la creatividad se ponga de manifiesto. Es una realidad que ya empezamos a implementar como país algo que más temprano que tarde nos ha puesto, en el trayecto oportuno para una nueva expedición hacia el conocimiento del mundo moderno.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar