El Mundo en los Tiempos de Google

Por Elvis Valoy sábado 14 de enero, 2017

Como reza un apotegma extremadamente manoseado: “Todo cambia; lo único que no cambia es que todo cambia”. Así las cosas, el mundo es una bola esférica que en cada movimiento de traslación trae algo nuevo.

Dentro de esa espiral cambiaria nos apareció Google, que más que un buscador, es un sacerdote arúspice que a ritmo de pixeles y giga bites almacena la pasión y vida de las personas.

No en vano se le llama a este estadio de desarrollo humano Google’s Times, parafraseando la canción de Christ Brown y Pitbull, pues el popular indagador ha roto todos los esquemas que existían antes de su aparición en 1998.

En la investigación, Google ha sido tan revolucionario, que hizo desaparecer las citas al pie de página de los libros, para darle paso a citas en la web. Quedaron en el pasado las palabras del latín Ibidem, Idem, etc., las cuales fueron abusadas por investigadores que la repetían como si con eso certificaran la veracidad de sus hallazgos.

Ahora es www, trilogía de consonantes que a ley de un clic nos conecta con las fuentes y nos hace navegar por los más recónditos pasajes de la ciencia y las artes.

Google les cerró las posibilidades a las personas carentes de talentos y deshonestas a mentir, pues no hay manera de ocultar cuando una obra es plagiada o copiada, pues con únicamente redactarle al buscador las primeras palabras, éste inmediatamente como una cotorraindiscreta, berrea la paternidad del trabajo.

En su libro El Fin de los Medios de Comunicación de Masas, Jeff Jarvis describe cómo el indagador estadounidense transformó radicalmente el negocio de la publicidad, construyendo…“su imperio no controlando la escasez, sino creando y explotando la abundancia”.

Sin embargo, no todo lo que ha salido de la empresa fundada por Larry Page y Sergey Brin se convierte en un jardín de rosas, pues en una oportunidad la corporación californiana se enfrascó en un proyecto de acabar el hambre en Africa, obteniendo como resultado el fracaso.

Hay quienes consideran que la aparición de Google, le puso fin a la privacidad de la gente, algo que es muy cierto, pues el averiguador lo tiene casi todo en sus servidores, haciendo que todo ser viviente sobre la faz de la tierra tenga su huella plasmada en la red.

Son muy pocas las maneras de escabullirse de Matrix, pues el que no quiere que se sepa, que no lo haga, ya que Google está ahí, como un vigía rastreador del más mínimo detalle, poniendo en evidencia su tiempo.