El mirador es de todos

Por Omar L. Fernandez viernes 8 de noviembre, 2019

ARTÍCULOS ANTERIORES

Omar L. Fernandez Omar L. Fernandez

Desde hace días hemos sido testigos de un debate que mantiene enfrentados a sectores de la sociedad dominicana. Me refiero a la propuesta de reducir la extensión del parque Mirador Sur a fin de ampliar la avenida Anacaona, buscando con esto agilizar el tránsito vehicular de la zona.

Habiendo analizado los argumentos en debate y luego de consultar a algunos de mis conciudadanos, es mi humilde parecer que dicha propuesta no constituye una solución viable a los retos que enfrentamos como ciudad, ni tampoco representa las aspiraciones de los habitantes del Distrito Nacional y sobre todo en la 1era circunscripción, donde se encuentra enclavada dicha vía.

Dicha propuesta contradice todas las tendencias de urbanidad de las grandes ciudades del mundo, las cuales se han dedicado a la democratización de los espacios públicos, procurando devolverlos a los ciudadanos para su disfrute y desarrollo.

Pretender la reducción de dicho parque se coloca en contravía a propuestas consensuadas cómo las presentadas por la denominada “Carta de Santo Domingo”, documento desarrollado en 2018 por el esfuerzo interdisciplinario de unos 32 profesionales y bajo el auspicio de la mesa metropolitana de arquitectura y urbanismo de la universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Dentro de lo planteado en dicho documento encontramos, por ejemplo, la mejora de las interconexiones viales y el cambio de la modalidad de transporte, así cómo la definición de la amplitud en las aceras y el descongestionamiento de estas; incluyendo además otras medidas a mediano y largo plazo como la reducción del déficit habitacional y la reubicación de los servicios productivos para descongestionar al Gran Santo Domingo.

Si hacemos un ejercicio de análisis comparado, veremos que los gobiernos locales de Bogotá, Ciudad México, Buenos Aires, entre otras, han implementado políticas públicas que buscan el desarrollo de métodos alternativos y masivos de transporte. Con esto han logrado no sólo reducir o controlar el crecimiento de sus parques vehiculares, sino que además han logrado impactar el medio ambiente, la calidad de vida y la salud de sus habitantes.

En definitiva, si bien es cierto que nuestra ciudad enfrenta grandes retos de movilidad y tránsito vehicular, no menos cierto es que las soluciones a las cuales arribemos no pueden estar dirigidas a cercenar los pocos espacios públicos de esparcimiento de nuestra ciudadanía.

Por este motivo, en mi calidad de aspirante a diputado en representación de la primera circunscripción del Distrito Nacional, he decidido junto a mi equipo de trabajo incorporar a nuestra plataforma de propuestas legislativas soluciones que nos permitan junto con las alcaldías y gobiernos locales del país, seguir promoviendo un modelo de movilidad sostenible y la recuperación de los espacios públicos para nuestra ciudadanía.

Anuncios

Comenta