El magnate hongkonés Jimmy Lai, acusado de violar la Ley de Seguridad china

Por EFE viernes 11 de diciembre, 2020

EL NUEVO DIARIO, HONG KONG. – El magnate de la prensa hongkonesa Jimmy Lai, que en estos momentos se encuentra en prisión preventiva acusado de fraude, afrontará también cargos por violar la polémica Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong que Pekín impuso en la ciudad semiautónoma el pasado mes de junio, informó este viernes la prensa local.

La Policía hongkonesa confirmó este viernes que, “tras una exhaustiva investigación”, acusaron a Lai, de 73 años, de “confabulación con fuerzas extranjeras” con el objetivo de “poner en peligro la seguridad nacional”, uno de los supuestos contemplados en la citada ley, y que puede acarrear cadena perpetua.

Según recoge el diario que fundó el empresario, Apple Daily, Lai recibió esta acusación “por publicar artículos en las redes sociales y conceder entrevistas a medios extranjeros en los que pedía a otros países que sancionasen a Hong Kong y a funcionarios del Gobierno local”.

La cabecera, crítica con Pekín, agrega que Lai, también fundador del grupo mediático Next Digital, deberá acudir mañana al Tribunal de Kowloon Occidental para atender a una vista sobre el caso.

El magnate se encuentra ahora bajo custodia policial tras habérsele denegado recientemente la libertad bajo fianza en un caso relacionado con un posible fraude.

LAI, EN EL PUNTO DE MIRA

El pasado agosto, Lai ya fue arrestado por esta supuesta “confabulación con fuerzas extranjeras”, convirtiéndose en el detenido de más alto perfil entre todos los arrestados por presunta violación de la controvertida ley de seguridad nacional.

Lai salió entonces en libertad bajo fianza 40 horas tras pagar 300.000 dólares hongkoneses (unos 38.700 dólares), más otros 200.000 dólares hongkoneses (unos 25.800 dólares) como aval.

El diario digital HK01 reveló hoy que dos hijos de Lai y cuatro directivos del grupo Next Digital también fueron detenidos entonces por su supuesta “confabulación con fuerzas extranjeras”.

Tras conocerse la acusación a Lai, la organización de defensa de los derechos humanos China Human Rights Defenders aseguró a través de Twitter que “las prácticas de Hong Kong se asemejan cada vez más a la forma de China de silenciar a los disidentes”.

Distinta versión tiene en Pekín, donde la prensa oficial califica al magnate de “traidor” por sus “notorios actos de instigación a los disturbios violentos y caóticos en la ciudad el año pasado”, según el diario nacionalista chino Global Times.

Tanto antes como después de la entrada en vigor de la ley, en el seno del movimiento prodemocrático se rumoreaba que Lai sería de los primeros en tener problemas con ella.

La legislación tiene como teórico objetivo desactivar la mayor crisis recientemente vivida en la urbe tras la oleada de protestas de 2019 que, en numerosas ocasiones, acababan en incidentes violentos entre la Policía y manifestantes radicales.

No obstante, desde su entrada en vigor, el 30 de junio, se han sucedido numerosas redadas policiales y detenciones de activistas, ante lo que algunos de ellos han optado por exiliarse.

El Gobierno local insiste en que la ley sólo afectará a una “minoría extremadamente de personas”, pero abogados y activistas advierten del posible fin de los derechos y libertades de las que se goza en la ciudad frente al resto de China.

OTRO ACTIVISTA, A LA ESPERA DE SENTENCIA

Al margen del caso Lai, el activista Tony Chung, de 19 años, fue hoy hallado culpable de profanar la bandera de China y participar, hace más de año y medio, en una manifestación no autorizada, y está a la espera de conocer su sentencia.

Esta protesta se produjo el 14 de mayo del pasado año frente al parlamento hongkonés y en ella Chung le arrebató una bandera de China a un manifestante pro-Pekín, lo que causó la ruptura del mástil, según el diario digital Hong Kong Free Press.

Además, Chung, antiguo líder de la organización estudiantil Studentlocalism, es uno de los tres primeros acusados bajo la nueva ley de seguridad y permanece a la espera de juicio por cargos relacionados con esta.

También están acusados un manifestante que embistió con una motocicleta a un grupo de policías mientras portaba una bandera independentista de Hong Kong y otra persona que entonó cánticos comúnmente tarareados en las protestas del año pasado como “Liberad a Hong Kong, la revolución de nuestra era” que, según Pekín, abogan por la independencia y, por tanto, son ilegales bajo la nueva ley.

Asimismo, la conocida activista prodemocrática Agnes Chow, una de las dirigentes del disuelto partido Demosisto, está pendiente de un caso relacionado con la mencionada ley de seguridad.

Chow fue condenada recientemente a 10 meses de prisión por otro caso: organizar una “asamblea no autorizada” que acabó en el asedio de la sede de la Policía de Wan Chai en junio de 2019.

Apple Store Google Play
Continuar