El Kremlin dice que Rusia, a diferencia de EEUU, no tiene armas químicas

Por EFE jueves 4 de marzo, 2021

EL NUEVO DIARIO, MOSCÚ.- Rusia no tiene armas químicas, que fueron eliminadas en cumplimiento del correspondiente convenio, a diferencia de Estados Unidos, que sí posee sustancias prohibidas en su territorio, afirmó hoy el Kremlin.

“Hace muchos años Rusia declaró y verificó la eliminación de las armas químicas en su territorio. Rusia ha cumplido plenamente la convención (sobre la prohibición de armas químicas). Rusia no tiene ningún armamento químico”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El representante del Kremlin comentó así la declaración del Departamento de Estado de EEUU que llamó a Rusia a eliminar todas las armas químicas para evitar una segunda ronda de sanciones por el caso del líder opositor ruso, Alexéi Navalni.

“Hay una serie de países que tienen armas químicas en su territorio, entre ellos, EEUU”, afirmó Peskov.

Agregó que por ello las declaraciones de EEUU “carecen de toda lógica” y son infundadas.

“No son más que un intento fallido que maquillar su política de contención posterior de Rusia”, concluyó.

El Gobierno de EEUU anunció este martes sanciones contra Moscú por el caso de Navalni, entre las que figuran restricciones de visados y económicas.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó en octubre la presencia de restos de un agente nervioso de la familia “Novichok”, sustancia química de origen soviético prohibida a nivel internacional, en las muestras de sangre y orina tomadas de Navalni.

La OPAQ explicó que “los biomarcadores del inhibidor de colinesteresa” localizados en las muestras biomédicas recogidas tienen “características estructurales similares a las sustancias químicas tóxicas” de los dos tipos de Novichok presentes en su lista de sustancias prohibidas.

También laboratorios de Alemania, Suecia y Francia confirmaron el envenenamiento de Navalni con Novichok.

Una investigación periodística independiente afirmó también en octubre pasado que Rusia continuó más allá de 2017, cuando anunció la destrucción de la última partida de armas químicas, su programa de desarrollo del agente tóxico Novichok, con el que fueron envenenados el exagente ruso Serguéi Skripal y Navalni.

Rusia siempre ha negado cualquier implicación en el envenenamiento de Skripal y de su hija Yulia en el sur de Inglaterra en 2018, así como en el de Navalni en agosto pasado. También ha afirmado no tener un programa de Novichok.

Según un informe del medio digital Bellingcat y sus socios The Insider y Der Spiegel, con la colaboración de Radio Free Europe, científicos militares que estaban involucrados en el programa de armas químicas original mientras éste estaba siendo gestionado aún por el Ministerio de Defensa “fueron repartidos en diferentes institutos científicos que continuaron colaborando” entre ellos en “un programa clandestino”.

Algunas de estas instituciones fueron integradas en el Ministerio de Defensa, “pero camuflaron su trabajo como investigación sobre antídotos para el envenenamiento por organofosforados, otros investigadores se trasladaron a la investigación civil pero pueden haber seguido trabajando (…) en el programa”, afirma Bellingcat.

Venenos del grupo Novichok pertenecen a la familia de inhibidores de la acetilcolinesterasa organofosforados.