El impacto del alumbrado público en la comunidad

Por Euclides Marmolejos Báez Miércoles 3 de Mayo, 2017

Contar con instalaciones de alumbrado público en el entorno urbano es de vital importancia. La vida tal como la conocemos es inconcebible sin la iluminación y en la comunidad la iluminación exterior brinda una sensación de seguridad entre sus inquilinos.

Un alumbrado público adecuado es fundamental para la salud de la comunidad, contar con aceras, parques, calles y demás espacios públicos correctamente iluminados hace más que prevenir hechos delictivos en el barrio, genera un sentimiento de tranquilidad en los munícipes y aporta vida al espacio público, produciendo un ambiente más activo, agradable y dinámico.

La iluminación de una ciudad además de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, extiende la vida productiva de los espacios públicos, al hacer que las noches sean más largas; permitiendo el desarrollo de la vida social de la comunidad en horarios nocturnos.

La presencia del alumbrado público puede hacer la diferencia entre un entorno hostil y peligroso por el temor que produce la oscuridad; o un espacio útil y productivo por la vida que le brinda.

Ayuntamientos. Es precisamente la instalación del alumbrado público una competencia exclusiva y propia del ayuntamiento, entiéndase: la iluminación de las aceras, las vías urbanas, los parques, los cementerios, museos, los mercados y cualquier otro espacio de dominio público; con la única excepción de las vías inter-urbanas.

Inseguridad. En el Distrito Nacional gran parte de los parques dejan de ser frecuentados en horarios nocturnos por la oscuridad. Lo que limita la disponibilidad de los mismos a horas donde la luz del sol garantiza cierta tranquilidad. Es necesario indicar que el 62% de los ciudadanos del D.N., siente gran temor de salir de sus casas en horarios nocturnos, incrementándose aún más el porcentaje en la circunscripción No. 3 del D.N., donde un 69.2% dice sentir temor. (Datos observatorio ciudadano D.N.)

Esta realidad tiene grandes connotaciones negativas en la calidad de vida de los munícipes, limitando su libertad de movilidad social fruto del temor a ser víctimas de la delincuencia que encuentra tierra fértil en horarios nocturnos.

Mejorar y garantizar la existencia de alumbrado público en todas las calles, parques y espacios de dominio público en la ciudad, debería ser una prioridad para una gestión local que aspira generar tranquilidad y mayor convivencia entre sus habitantes.