El golpe de Estado continuado en Venezuela

Por Ramón Antonio Veras lunes 11 de febrero, 2019

1.- En política, las decisiones de Estado deben ser sumamente pensadas; razonando en el presente, pero también con la vista puesta en el porvenir, porque cualquier determinación se constituye en un dictamen que puede convertirse en un precedente funesto que va a servir de mancha, en una afrenta para el país que apoyó la resolución.

2.- El parecer, la consideración de un gobierno con relación a un asunto que tiene que ver con la política interna de una nación extranjera amiga cae en plano de la alta política, la cual debe ser manejada con mucha cautela, porque una imprudencia puede traer fatales consecuencias y, a la vez, dar señales de que se procedió en forma atolondrada, sin reflexionar sobre el paso que se dio. Un juicio inoportuno en política exterior manda una señal de falta de previsión.

3.- Estar al frente de un gobierno impone responsabilidad política y mucho más todavía si sabemos que no puede haber derecho internacional sin la existencia del Estado que es el núcleo principal de la comunidad de naciones y el que crea y enriquece la norma internacional. A cada sociedad corresponde un derecho internacional, pero las normas de este, se crean y se modifican al tomar como base la concordancia de su sistema socioeconómico.

4.- Las mujeres y los hombres que hoy tienen la condición de estadistas, deben ejercer sus funciones tomando en cuenta que, en la coyuntura mundial actual, en el derecho internacional tienen especial relevancia las nuevas ramas de las riquezas y los recursos de la humanidad y los pueblos, la liquidación de las diversas situaciones de la dependencia, los problemas del desarrollo, la paz y la seguridad internacional. En la época de la revolución científico- técnica y la revolución social no se puede pensar en el predominio de quien se apoya en el derecho internacional del statu quo.

5.- Desdice mucho de la política exterior de un gobierno, cuando por estar de seguidor se embarca en una aventura haciendo el feo papel de desconocedor del derecho a decidir por sí mismo, en particular a la autodeterminación que es para las naciones la reivindicación de su liberación y la facultad para la creación de su organización estatal propia.

6.- El hombre o la mujer que cree en el derecho que tiene cada pueblo a darse el régimen económico, social y político que le convenga, no puede aceptar de buenas ganas la decisión tomada por gobiernos de América Latina y el Caribe, contra Venezuela. No cuadra con una política exterior independiente, seguir el camino que señalan los Estados Unidos de Norteamérica, de irrespetar la facultad de la población de cualquier territorio de regir los intereses específicos de su vida interna incluyendo los problemas de dirección, de acuerdo con la Constitución o los reglamentos vigentes.

7.- La subordinación incondicional al poder imperial norteamericano es lo que se ha visto en la posición asumida por gobiernos latinoamericanos y caribeños que en el seno de la OEA, organismo que desde hace muchos años carece de crédito y calidad moral, se prestaron a calificar como ilegítimo el régimen presidido por Nicolás Maduro. Es el pueblo venezolano, utilizando sus mecanismos legales, el único que puede determinar si es o no legítimo el gobierno surgido del proceso electoral efectuado el 20 de mayo del pasado año 2018.

8.- Los candidatos que compitieron en las elecciones del 20 de mayo de 2018, contra Nicolás Maduro, estaban en condiciones de impugnar en los plazos legales los resultados y el proceso, pero no lo hicieron. Mal podrían ahora gobiernos extranjeros atribuirse indebidamente calidades que no tienen, alegando que es ilegítimo el gobierno de Nicolás Maduro, porque, supuestamente, resultó electo en unos comicios cuestionados.

II.- La posición dominicana con respecto a Venezuela

9.- De los gobiernos que han seguido a Donald Trump, a la OEA y al Cartel de Lima contra Venezuela, el dominicano es el que ha resultado más afectado en su imagen porque cambió su posición de independiente para sumarse a grupos que ya habían manifestado su oposición y prejuicios contra Nicolás Maduro, y todo lo relacionado con la Revolución Bolivariana. Los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, habían dado demostración de tener, dentro de lo posible, una política internacional que no dependía de ningún bloque, ni tampoco de la dictada por Estados Unidos.

10.- El hecho de sostener ideas y opiniones sin dejarse influenciar por posiciones sectarias, le dio calidad al gobierno dominicano para interceder en algunos conflictos que en su oportunidad surgieron en América Latina y el Caribe, incluyendo diferencias entre sectores de la política venezolana. La condición de intermediario entraña hacer el papel sincero de tercero entre dos o más partes, porque aquel que procura mantenerse como árbitro no debe inclinarse a favor de uno de los actores.

11.- Se vio mal la actuación del gobierno dominicano en la Organización de Estados Americanos, porque alteró su proceder en un momento que se discutía un asunto de soberanía con relación a un país amigo. Pero además, cualquier tema que se discuta en la OEA, los dominicanos debemos verlo con recelo, porque fue ese el instrumento que utilizo el imperio para legalizar la intervención militar norteamericana en 1965.

12.- El cambio de posición del gobierno dominicano en la política internacional se ha afectado en un momento sumamente delicado, porque se está poniendo en juego la legitimidad de un gobierno extranjero, aunque en el fondo lo que se busca es destruir un proceso social y político que procura romper el dominio colonial con la construcción de un nuevo modelo económico. Crea suspicacia que la misma línea contra Venezuela la tienen, además de Estados Unidos, Israel, la OEA y la Unión Europea, todos los que hacen de loros amaestrados cuantas veces hay que levantar la voz contra el movimiento progresista y de liberación nacional.

13.- Desde el momento que un gobierno decide entrometerse en cuestiones que no son de su competencia, en particular en los asuntos internos de un país soberano, pierde el respeto de la comunidad internacional respetuosa de los principios del derecho internacional. El Estado que se presta a intervenir en una cuestión ajena sin ser invitado arriesga su propia soberanía e independencia.

III.- Consecuencias del golpe de Estado continuado en Venezuela

14.- El golpe de Estado continuado ejecutado por Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro, es nuevo en la metodología golpista del imperio norteamericano; y ese operativo golpista inédito tiene la peligrosidad para los gobiernos que le han hecho el juego, porque están expuestos a ser víctimas de esa misma manera de derrocamiento a la distancia. Hechos posteriores semejantes al llevado a cabo ahora en Venezuela crean doctrinas fatales para la lucha democrática.

15.- Nada quita que los estrategas norteamericanos de los golpes de Estado de la característica iniciada contra la gestión gubernativa de Nicolás Maduro, decidan mañana que, por ejemplo, en Bolivia, Evo Morales no puede continuar en un nuevo mandato al frente del gobierno boliviano. Tomando como referencia lo de Venezuela, es posible que Donald Tump, encuentre aliados en el uso indebido, injusto y abusivo de la fuerza.

16.- Lo que está enseñando el caso de Venezuela es que los Estados Unidos están interesados en contar en América Latina y el Caribe, con gobiernos aparentemente autónomos, pero que administran de espalda a sus pueblos, y de acuerdo con las exigencias, intereses y propósitos de los monopolios norteamericanos. Cualquier régimen llamado a tomar medidas de contenido democrático, está expuesto a ser desplazado del poder, bastando que salga un pelele cualquiera y se proclame presidente encargado, como Juan Guaidó.

17.- El golpe de Estado de nuevo tipo, inaugurado en Venezuela con Juan Guaidó como cabeza visible, tiene como arma de penetración el medio persuasivo de la desinformación que consiste en, partiendo de un hecho irreal interno en Venezuela, luego hacerlo cambiar de dirección hacia el exterior donde ha de producir el efecto o sonido deseado. Se utiliza lo aparente para luego convertirlo en verdadero.

18.- El bloque de la mentira, integrado por las principales agencias de prensa al servicio del imperio, sirve de transmisión ideológica venenosa para condicionar a la opinión pública por medio de la confusión. Las noticias falsas, tendenciosas y provocativas, son ampliamente difundidas con el fin de inducir a error a las personas en el plano internacional. La acusación falsa para dañar la situación interna venezolana y la de sus dirigentes, es diariamente puesta en ejecución. Acusar falsa y maliciosamente está en hacer el trabajo de distorsión.

19.- Al margen de las guerras con armas de fuego, en algunos escenarios como el de ahora en Venezuela, se utiliza la guerra de nervios que no es otra que la llevada a efecto mediante la difusión de noticias destinadas a crear un estado de excitación o tensión en el seno de las masas populares. Hacer circular rumores cargados de incertidumbre tiene por finalidad poner a la población llena de perplejidad, desconfianza y vacilación.

20.- El ambiente que se ha creado en Venezuela con el golpe de Estado continuado, está creando tirantez entre los mismos venezolanos, la que es estimulada para que se llegue al enfrentamiento entre los mismos venezolanos, y con motivo de hostilidades Estados Unidos intervenir haciendo el papel de salvador.

21.- Desdibujar la persona de Nicolás Maduro, es un trabajo ideológico ejecutado dentro de la guerra mediática diseñada desde los laboratorios de ideas malvadas del imperio destinadas a confundir. Se emborrono la imagen de Maduro cuando se desnaturaliza su figura diciendo que es un dictador bruto e insensible que rechaza recibir apoyo humanitario para su país. Pero esa misma campaña la difunde quien ha impuesto el bloqueo económico, comercial y financiero impidiendo que Venezuela adquiera, con sus propios recursos, alimentos, medicina y otros productos indispensables para el pueblo venezolano. Además de que le retiene los dineros pertenecientes a PDVSA.

22.- Penosamente, todos aquellos que hoy procuran eliminar en Venezuela a la Revolución Bolivariana, tienen como aliado a Elliott Abrams, designado el 23 de enero de 2019, por Donald Trump, como enviado especial para Venezuela; y quien posee en su currículum político la venta de armas clandestinas a Irán, para financiar los escuadrones de la muerte en Centroamérica, y ligado con las fuerzas especiales que en El Salvador, asesinaron a unas mil personas, entre las que se encontraban mujeres y niños.

23.- Los demócratas sinceros, aquellos que consideran que los pueblos son dueños de su propio destino, ante la crisis en Venezuela, están identificados con la posición de Bolivia, Cuba, Rusia, China, Turquía y la generalidad de los países que integran la Comunidad del Caribe (CARICOM) que propugnan por el dialogo, la paz y el respeto a la soberanía y autodeterminación.

 

Por: Ramón Antonio Veras

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar