El Gobierno: orquesta desafinada

Por Daygorod Fabián Sánchez viernes 23 de octubre, 2020

Se ha establecido el paralelismo entre gobierno y orquesta musical o sinfónica. El propósito es presentar el engranaje estatal como un compendio de personas bien organizadas y que hablan el mismo idioma, cada quien cumplimento su rol.

Para que el gobierno vaya bien en su andar, durante el periodo constitucional de cuatro (4) años, requiere que todos los miembros toquen bien sus instrumentos o mejor dicho que hagan bien su trabajo.

Observar o escuchar lo que dice el gobierno es infructuoso, ya que cada quien tiene una noción de qué debe de hacerse, en algunos casos hasta considero que desafían al Presidente.

Por ejemplo el Presidente dijo que no existía posibilidad de privatización de empresas del Estado, en cambio su Primer Ministro (Lisandro Macarulla, el cual será el José Ramón Peralta de éste gobierno) dijo que sí, que harían privatizaciones.

De igual forma se habló en tiempos de campaña, de que era necesario frenar la carrera de empréstitos, sin embargo en dos (2) meses ya llevan casi 8 mil millones de dólares tomados en calidad de préstamos.

Se evidencia que no hay una política de comunicación, para vender el gobierno o para defenderlo, lo que demuestra de que o no hay que defender o no saben cómo hacerlo.

Por ese motivo notamos que cada funcionario dice lo primero que le llega a la cabeza, olvidando que quizás eso que expresan no está acorde con la agenda del Presidente.

Si el gobierno continua esa carrera loca, sin rumbo y sin plan definido se le pasarán los cuatro (4) años tratando de llegar hacia ningún lugar, olvidando su partido y dejando fuera del tren estatal a los dirigentes que dieron origen a la victoria del PRM.

Eso es lo político, pero no olvidemos lo social y económico.

El Pueblo Dominicano es en muchos casos de olvido rápido. Como ejemplo colocamos a Hipólito Mejía, el cual salió del poder como uno de los peores presidentes de la historia y sin embargo en el año 2012 estuvo a punto de volver al poder.

Lo que intento decir es que dentro de dos (2) años la gente le echará la culpa al que está no al que se fue.

Eso no exime al PLD de culpa, pues es consabido el saqueo público que llevaba a cabo durante sus gobiernos (todos).

Pero es relevante decir que se eligen los gobiernos para solucionar no para quejarse del que se fue, por lo que los interrogatorios (que no llevan a ningún lugar), las denuncias mediáticas y decir día y noche que quienes se fueron se llevaron todo, pero sin meter preso a nadie, cansará a la gente más temprano que tarde.

 

Por Daygorod Fabián Sánchez, educador y analista político

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar