El Gobierno francés ve “inaceptables” los disturbios de la periferia parisina

Por El Nuevo Diario lunes 13 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, PARIS.- El Gobierno francés consideró hoy "inaceptables" los últimos disturbios en las afueras de París vinculados con el violento arresto el pasado 2 de febrero de Théo, un joven de 22 años que supuestamente fue violado con una porra extensible.

Al término de una reunión con asociaciones vecinales antiracistas y proderechos humanos, el primer ministro, el socialista Bernard Cazeneuve, constató que entiende "la emoción legítima" por lo sucedido a Théo, pero alertó que nada justifica los altercados de la periferia parisina de Bobigny y Argenteuil.

En el encuentro, donde también estuvo presente el ministro de interior, Bruno Le Roux, apuntó que el caso de Théo está en las manos de la Justicia y recordó, en alusión a los supuestos abusos policiales, que el "deber de la ejemplaridad de las fuerzas del orden ha de prevalecer en todas las circunstancias".

La idea del Ejecutivo es "reforzar la confianza entre la policía y la población" con la puesta en marcha a partir de marzo de cámaras portátiles con las que las fuerzas del orden grabarán sus acciones y del refuerzo de efectivos policiales en las zonas más conflictivas.

Los jóvenes de Bobigny y Argenteuil, municipios deprimidos de la periferia norte de la capital francesa, están molestos con la actitud de las fuerzas del orden, que consideran demasiado violenta contra ellos.

El desencadenante de los disturbios fue el arresto de Théo, de raza negra, que según su relato fue violado en Aulnay-sous-Bois con una porra extensible por uno de los cuatro agentes de una patrulla durante un control de identidad.

Uno de los policías implicados ha sido imputado por violación, mientras que los otros tres recibieron cargos por actos de violencia voluntaria.

Aunque los primeros elementos de la investigación interna de la policía apuntan a que el agente no le provocó un desgarro anal de forma voluntaria, el caso ha levantado una oleada de indignación en Francia.

La Policía francesa ha detenido durante el fin de semana a al menos 47 personas en la periferia de la capital francesa en diferentes focos de disturbios.