El Gobierno filipino confía en que la CPI desestime la demanda contra Duterte

Por admin Martes 25 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, MANILA.- La Oficina Presidencial de Filipinas aseguró hoy que la demanda por crímenes contra la humanidad contra el líder Rodrigo Duterte ante la Corte Penal Internacional (CPI) carece de base y expresó su confianza en que sea desestimada.

"Por lo que podemos ver, no tiene ninguna base para prosperar", indicó el portavoz presidencial, Ernesto Abella, en una rueda de prensa ante medios locales en el palacio de Malacañán, en Manila.

La demanda, remitida a La Haya el lunes por el abogado filipino Jude Josue Sabio, sostiene que el mandatario cometió "asesinatos en masa" en la campaña contra las drogas que lleva a cabo como presidente del país (desde junio) y también en los 22 años que fue alcalde de la sureña ciudad de Davao (1988-98, 2001-10 y 2013-16).

Más de 7.000 personas han fallecido en enfrentamientos con la policía o patrullas vecinales durante la actual campaña antidroga, que comenzó el 30 de junio de 2016.

El demandante pide a la CPI que condene "a la correspondiente pena de prisión o cadena perpetua" al presidente y a once presuntos cómplices, entre ellos el secretario de Justicia, Vitaliano Aguirre, y el jefe de la Policía, Ronald dela Rosa.

El portavoz de Duterte valoró hoy que sería "muy decepcionante" que el CPI tomara acciones contra el jefe de Estado "elegido democráticamente por un electorado que solo quiere el final de una epidemia que ha afligido a millones de compatriotas", en referencia al problema de la drogadicción.

"El presidente está librando una guerra contra un enemigo brutal, los narcotraficantes que atacan a nuestro pueblo", manifestó Abella.

Asimismo, reiteró el compromiso de Duterte de "ganar esta guerra contra las drogas" y aseguró que la polémica campaña goza del apoyo de una gran mayoría de la población (aproximadamente el 80 por ciento en las últimas encuestas) y "está dando notables resultados en todos los rincones del país".

El demandante es el representante de Edgar Matobato, que el pasado septiembre confesó ante el Senado haber formado parte entre 1988 y 2013 de los llamados "escuadrones de la muerte" supuestamente organizados por Duterte para limpiar de delincuentes Davao.

Matobato atribuyó a estos escuadrones la muerte de "miles" de personas, secuestros y torturas, pero su denuncia no prosperó porque el jefe de Estado goza de inmunidad ante este tipo de cargos.