El gobierno en las provincias, ¡me encanta!

Por Venecia Joaquín

“El gobierno en las provincias” es un programa de acción   que anunció el presidente de la República, Luis Abinader, cuando recientemente, encabezó un Consejo de ministros en el Palacio Nacional y en el que le pidió a estos u otros funcionarios, salir de sus oficinas y desplazarse a las provincias para conocer y atender de inmediato, las necesidades y pedidos de la población para sus comunidades e interactuar con ella, a fin de contribuir de manera eficiente en su bienestar.

Esa iniciativa ¡me encanta!, es una forma estupenda de conocer el intimo sentir de la gente, sus necesidades, promesas cumplidas e incumplidas, de dinamizar y ayudar las comunidades. Es un comprometer los funcionarios del más alto nivel a que, formalmente, se acerquen a dialogar y trabajar de las manos con las autoridades locales, juntas de vecinos, con la población llana, para refrescar sus memorias sobre las promesas, inquietudes, potencialidades del sector, para llenar vacíos y darles soluciones a los problemas.

El gobierno, sus altos ejecutivos, deben conocer no solo lo que necesita el CUERPO de las provincias: su infraestructura, caminos, producción, aprendizaje de oficios, salud, etc., sino también, su ALMA, anhelos, educación, intimo sentir, para poder ayudarlas a sentirse fuerte, libre, tranquilas, confiadas, feliz.

Me uno con entusiasmo al objetivo que persigue “el gobierno en las provincias”: concentrar funcionarios nacionales y locales, con la población de un área, es una forma de conocer y ponderar de manera cercana y efectiva, sobre los problemas que aquejan la provincia; es un   movilizar, activar los funcionarios a pensar en sus necesidades, enumerarlas, establecer prioridades y presentarlas a quienes tienen poder y recursos para resolverlas. Este acercamiento, para conversar sobre la gestión del gobierno en cada provincia, los aspectos que funcionan o no, los que debe implementar o mejorar, para hacer planes para cada una, con ese contacto lo ajustan más a la realidad, al escuchar las opiniones locales, del pueblo.

Tengo entendido que la vicepresidente Raquel Peña y altos funcionarios de obras públicas, salud, educación, etc. coordinan los encuentros en las provincias; que las más grandes las dividen en municipios o en circunscripciones, para garantizar la efectividad. Los encuentros planean hacerlos de manera simultánea; comenzaron el pasado 22 de mayo; todo centrado en las necesidades de la provincia, en coordinar acciones, ponderar las pasadas, proyectar la futura y asegurar el bienestar de la comunidad, con obras en la gestión del gobierno.

A mi juicio, “el gobierno en la provincia” es tan necesario que debieran hacerlo al menos, cada tres meses, en cada provincia. Es una magnifica idea del presidente Abinader; proyecta su anhelo de ayudar el país; es un escuchar la voz y sentir del pueblo desde su núcleo de afectos; es un ayudar a preparar una plataforma para la acción efectiva; es un poner a todos a darle seguimiento y exigir. Esos encuentros dinamizan las provincias y llenan de fe y energía positiva a sus habitantes.

Indiscutiblemente, este programa, es una señal del interés del presidente, Abinader, en que las obras claves para las comunidades se hagan realidad en su gestión, de que persigue el bienestar general y desarrollo integral de toda la nación.

 

Por Venecia Joaquín

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar