El gobierno del PRM se debate entre los falsos ahorros, las falsas promesas y las obras incumplidas

Por Víctor Manuel Peña lunes 22 de agosto, 2022

En un falso afán por racionalizar el Estado dominicano el gobierno del PRM sintetizó ese afán señalando que iba a desmantelar la OISOE, la CDEE y la inmobiliaria del CEA.

De esas instituciones solo ha suprimido al día de hoy a la OISOE.

A dos años de la gestión de este gobierno siguen vigentes la CDEE y la inmobiliaria del CEA.

El gobierno quiso aprovechar ese festival de supuesta racionalización del Estado para decir inmediatamente que los ahorros públicos se habían incrementado como consecuencia de esa “atrevida o novedosa acción”.

Pero ocurre que el ahorro público no es el resultado ni se calcula solo por efecto de las supresiones: Hay dos fórmulas: Una es restándole a los ingresos totales los gastos totales y la otra vía o fórmula consiste en restarles a los ingresos tributarios u ordinarios los gastos corrientes

El Estado dominicano por naturaleza y estructura tiene un déficit permanente en sus estructuras de ingresos y gastos públicos y ello tiene que ver con la precondición macroeconómica que hay en nuestra economía de que la demanda agregada es superior a la oferta agregada y en ese contexto el ahorro interno es inferior a la inversión.  El ahorro interno es inferior al ahorro externo.

Eternamente estamos endeudados con el resto del mundo.

¿Estonces dónde se obtuvieron o localizaron los ahorros? En buena lógica el discurso asumido por el PRM fue un discurso típicamente politiquero.

Como parte del discurso politiquero puesto en marcha por el PRM comenzó a hacer promesas de construcción de nuevas obras por miles de millones de pesos en cada municipio visitado por el presidente.

Y las promesas hechas por lo general en cada municipio pasaban de 10 mil millones de pesos.  Y se le ocurrió la dis idea de que podía construir centros regionales y subcentros en las provincias y municipios donde no hay.

El presidente Abinader se dejó ilusionar por la “maravillosa idea” de que podía construir varios centros regionales en diferentes provincias solo con lo que se construyó el parque en la UASD en la gestión de Leonel Fernández.

Y han pasado casi dos años después que hizo esas promesas del encanto y de la politiquería y resulta que al día de hoy Abinader no ha construido ni comenzado ni un solo centro de todos los prometidos.

Esas promesas y el contenido de lo que dijo ponían a Abinader a chocar con la gestión de Leonel Fernández.

Y ocurre que él se equivocó medio a medio y mitad a mitad porque Leonel Fernández está consagrado como el Presidente que convirtió en verdaderas ciudades universitarias la SEDE, los recintos, los centros, los subcentros en la UASD.

Leonel es sin lugar a dudas el padre de la modernización y de la modernidad en la UASD.

Otro asunto: una cosa es una obra construida y, por consiguiente, terminada y otra cosa es una promesa o una obra en construcción.

No es correcto comparar una obra en construcción con una obra pública que hace tiempo que se construyó y que la misma que se construye es una continuación de una obra terminada y construida en otro gobierno que terminó en el 12.

¿Cómo es posible que sin terminar la obra del Metro en Los Alcarrizos ya se cometa el atrevimiento de comparar el costo del metro de construcción con la gran obra Metro que construyó Leonel Fernández?

No es correcto comparar una obra en construcción con la obra maestra que sirve de punto de partida.

En realidad, Leonel fue provocado innecesariamente por Abinader en base a planteamientos totalmente desacertados.

Es el actual administrador o director de OPRET que ha dicho que considera que el Metro que construyó Leonel es el más barato del Caribe.

Es el mismo presidente Abinader que se ha encargado de decir, sin querer, que en el 24 Leonel Fernández debe volver a la Presidencia de la República.

Otra cosa que el gobierno del PRM ha manejado desde el principio, en base al sentido de la apariencia, son los endeudamientos públicos que obtiene el gobierno vía la colocación de bonos soberanos en el mercado internacional y que los coloca transitoriamente en las bóvedas del Banco Central con el fin de provocar un aumento aparente de las reservas internacionales.

Es innegable que el gobierno del PRM se debate entre lo que quiso ser y no ha sido.

 

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña

 

El autor es economista, abogado y miembro de la Dirección Central de la Fuerza del Pueblo

Comenta