El Gobierno de Merkel, aliviado y contento con el apoyo al europeísta Macron

Por admin Lunes 24 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, BERLIN.-El Gobierno alemán se mostró hoy "aliviado y contento" con el resultado del candidato europeísta Emmanuel Macron en la primer ronda de las elecciones presidenciales francesas y ratificó su apuesta por una unión "sin chovinismos ni nacionalismos".

Rompiendo la norma diplomática de no opinar sobre procesos electorales en marcha en terceros países, los portavoces del Ejecutivo de Angela Merkel defendieron hoy el derecho a mostrar su satisfacción por el hecho de que pasó a la segunda ronda un político "orientado a las reformas, pro UE" y defensor el eje franco-alemán.

"Entrometerse es una cosa. Pero tenemos el derecho, el deber y la voluntad de tomar posición", subrayó el portavoz del Ministerio de Exteriores, Martin Schäffer.

Merkel no se pronunció personalmente, pero anoche, tras conocerse los resultados, su portavoz deseó suerte a través de Twitter a Macron y se felicitó por el éxito de su discurso "a favor de una Unión Europea fuerte y de una economía social de mercado".

El portavoz adjunto de la canciller, Georg Streiter, rechazó hoy que pueda acusarse al Gobierno de interferir en las elecciones de Francia, país central en las relaciones exteriores alemanas y que, insistió, cuenta con un candidato en segunda ronda que apuesta por desarrollar la histórica alianza bilateral.

"Estamos contentos y aliviados de que el voto de los franceses sea proeuropeo", resumió el portavoz de Exteriores recordando la incertidumbre que rodea a la UE tras el resultado del referéndum británico por el "brexit".

Con Londres camino del divorcio con Bruselas y fuerzas euroescépticas en auge en muchos países socios, el escenario más temido por Berlín era que junto a la ultraderechista Marine Le Pen pasara a la segunda vuelta el candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, especialmente crítico con la actual configuración europea.

Schäfer describió a Macron como un político que ha presentado propuestas para el futuro de la UE que, aunque no cien por cien idénticas, sí están en línea con los planteamientos de Alemania, que apuesta por una Europa solidaria y de valores compartidos.

Macron es conocido en Berlín, donde a mediados de marzo, cuando las encuestas lo situaban ya en una segunda vuelta como contrincante de la líder del Frente Nacional, fue recibido por Merkel, por el entonces presidente electo alemán, Frank-Walter Steinmeier, y por el ministro de Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel.

Tras una reunión de más de una hora en la Cancillería, el impulsor del movimiento "En Marche!" destacó las "convergencias" con Merkel y ratificó la apuesta conjunta por reforzar la cooperación bilateral en el seno de la UE, al tiempo que elogió su "gesto" al recibirle, ya que no formaba parte del Partido Popular Europeo.

Merkel, que también recibió en la Cancillería al candidato conservador François Fillon, guardó silencio sobre sus preferencias, mientras que el ministro de Exteriores y vicecanciller, el socialdemócrata Gabriel, apoyó explícitamente a Macron.

Sin embargo, su sucesor al frente del Partido Socialdemócrata (SPD) y cabeza de lista en las elecciones germanas de septiembre, Martin Schulz, mostró su respaldo a su correligionario Benoît Hamon, gran perdedor de los comicios de ayer domingo.

En su primera reacción tras conocerse los resultados galos ayer, Schulz -entre cuatro y cinco puntos por debajo de Merkel en las estimaciones de voto en Alemania- evitó cualquier similitud entre la realidad política francesa y la germana y se felicitó por la victoria de Macron, "defensor de la unidad europea", en la primera vuelta.

Tras la derrota del ultraderechista holandés Geert Wilders, consideró un buen signo para Francia, Alemania y la UE que Le Pen, "otra nacionalista y racista", quedara en segunda posición y muy por debajo de sus expectativas.

Sólo La Izquierda y los ultraderechistas de Alternativa para Alemania (AfD) evitaron hoy expresar su respaldo a Macron.

A pesar de que parte de AfD recela de Le Pen al considerarla una "socialista", varios dirigentes se felicitaron por los resultados del Frente Nacional al interpretarlo como un aviso para la UE y para los partidos establecidos.