El Gobierno de Danilo y la Marcha Verde

Por Cristian Hidalgo Martes 21 de Marzo, 2017

La gran marcha contra la impunidad desarrollada el pasado domingo 22 de enero, mas el caso Odebrecht, son dos hechos que producen insomnio al actual gobierno. Vestidos de verde, con gorras y banderines dominicanos; y portando pancartas con mensajes en rechazo a la corrupción, decenas de miles de ciudadanos empezaron a llegar desde temprano a las avenidas Máximo Gómez con 27 de Febrero, punto de partida de lo que fue un fenómeno en materia de convocatoria.

A partir de ese momento, se ha puesto de moda el “verde”; cada día mas dominicanos de todos los estractos sociales se suman a este movimiento que a pesar de su robusto cuerpo no tiene cabeza. En el participan todos los que “están en contra de la corrupción e impunidad”. Sin embargo, la hipocresía y doble moral se ponen de manifiesto, ya que la gran mayoría de nosotros los dominicanos decimos una cosa y actuamos diferente.

“Queremos dos países: uno ordenado, sin corrupción administrativa, en donde las personas se rijan por patrones éticos y morales; que los políticos sean correctos, que nuestras esposas sean fieles. Pero en el país nuestro si nos nombran en un cargo hacemos triquiñuelas para otorgar contratos a las novias, actuamos sin medir consecuencias ni a quienes dañamos; estar “enllavados” de los políticos para recibir favores y enamoramos a las parejas de otros”.

A pesar de que en el referido movimiento verde están aglutinados mansos y cimarrones, si el gobierno se descuida y no tiene ojo avizor, un día de estos se les ocurrirá invadir el Palacio Nacional. Aunque es un monstruo sin cabeza, patrocinadores tiene de sobra; los recursos económicos le llegan de manera anónima en cantidades insospechables; tanto que una entidad bancaria tuvo que cerrar una cuenta, debido a la enorme cantidad de dinero que penetraba sin control a la misma.

Hay una frase muy popular que dice: “cuando creas que tu enemigo es superior a ti, únete a él”. Un ladrón que es perseguido por una multitud que lo quiere linchar, si es astuto se pone a gritar: “un ladrón, un ladrón”; hasta que se escabulle entre la multitud. Si el actual gobierno quiere salir solo con ligeros rasguños y no aniquilado por la “AVALANCHA” que se le viene encima con el movimiento verde (marcha y antorcha), que propicie las condiciones para que todos los empleados de la administración pública se incorporen vestidos de verde en algunas de las jornadas que se desarrollen, y que por demás manifieste apoyar el movimiento de marras.