El funesto informe de la CIDH

Por Luis Fernández viernes 5 de mayo, 2017

La funesta decisión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos CIDH de la OEA de colocar a la Rep. Dominicana en la lista negra de la violación a los Derechos Humanos junto a Cuba y Venezuela, no es más que una agresión al Pueblo Dominicano y sus Autoridades y un desconocimiento de los grandes avances obtenidos por el país en materia Migratoria.

Estos avances que comienzan con la ley de Migración 285-04 y su reglamento de aplicación 631-11, continuando con el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros PNRE, la ley especial 169-14 de Naturalización, la Constitución del Instituto Nacional de Migración y el funcionamiento del Consejo Nacional de Migración, constituyen importantes pasos para el reordenamiento de la Política Migratoria en la Rep. Dominicana.

De todas estas decisiones el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros PNRE, es una pieza angular ya que constituye una experiencia única en el país y que por la flexibilidad de sus requisitos, por su carácter gratuito y por todas las facilidades otorgadas, ha sido un instrumento muy efectivo para la protección de los derechos de los migrantes irregulares de la Rep. Dominicana.

El éxito del plan está a la vista de todos, en tan solo un año se aprobaron 249,950 solicitudes, lo que representa un 87% del total de solicitudes, de las cuales se han beneficiado ya 229,934 ciudadanos de alrededor de 105 nacionalidades que estaban en condición irregular en la Rep. Dominicana, estos ya tienen un status regular en nuestro país, la mayoría 244,366 de estos son ciudadanos Haitianos lo que representa un 98%.

A esto se agrega la inclusión en la seguridad social con solo presentar su carnet del plan y de los otros beneficios colaterales que se derivan de su status regular, además a 2724 trabajadores cañeros pensionados se les otorgó una residencia permanente a través de la Dirección General de Migración DGM y se han dado facilidades a los estudiantes Haitianos en el país.

Es por esto que la RD ha merecido la felicitación de los Organismos Internacionales, como es el caso

de la Organización Internacional para las Migraciones OIM, quien a través de su Jefe de Misión

Jorge Bacca, ha manifestado que, ´´ el gobierno tiene una política correcta en el tratamiento de los

flujos Migratorios, además de que se están tomando todas las medidas necesarias para poder

abordar las Migraciones de manera ordenada en el país´´.

 

La Conferencia Regional sobre Migración CRM, compuesta por 11 países, Estados Unidos,

Canadá, Belice, Panamá, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, México, El Salvador y la

República Dominicana, también han felicitado a nuestro país en varias ocasiones, al anunciar

el inicio del plan, la reunión de Viceministros de la XVIII Conferencia Regional de Migración,

celebrada en Costa Rica, tomó la siguiente resolución, ¨ Tomar nota , agradecer y reconocer a

República Dominicana por el anuncio del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros que

está por iniciar en dicho país´´.

Asimismo la reunión de Viceministros de la XIX Conferencia Regional sobre Migración CRM, celebrada en Nicaragua, volvió a reconocer a nuestro pais con la siguiente resolución, ´´Agradecer y felicitar a la República Dominicana por su presentación sobre los avances y desafíos del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en dicho país´´.

Estos avances de la Rep. Dom. En materia de Regularización Migratoria, han sido muy bien acogidos por los países miembros de la CRM, lo que quedó señalado en la declaración de los Viceministros de la XXI Conferencia Regional de Migración celebrada en Honduras, al plantear lo siguiente, ¨que se amplíen las opciones de Regularización Migratoria en todos los países´´.

Por otro lado Liduvina Magarin Viceministra para los Salvadoreños en el exterior y actual Presidenta de la CRM manifestó en un evento organizado por la OIM que, ´´el Plan constituye un ejemplo no solo para la región de América Latina y el Caribe, sino para todo el mundo, dada las características favorables a los inmigrantes´´.

Es ante todas esta evidencias que resulta preocupante que un organismo como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que nació para salvaguardar los derechos del hombre en el continente Americano, se atreva a lanzar un informe contra la Rep. Dom. Sin base de sustentación, prejuiciado y desconocedor de los esfuerzos realizados por las autoridades del país, en la dirección de lograr una Migración segura, ordenada y regular, que preserve los Derechos Humanos de los Migrantes.

La Comisión de los Derechos Humanos fue creada en 1959 y entro en funciones en 1960 y en sus primeros años de funcionamiento jugó un importante papel en la defensa de los Derechos Humanos frente a los regímenes dictatoriales de la época, esto la convirtió en un mecanismo de protección de esos derechos en el sistema interamericano.

Pero con el paso del tiempo este organismo que debió tener mejor suerte, se ha ido desacreditando con sus desafortunados informes, lo que ha motivado que varios países la denuncien, como son los casos de Brasil, Bolivia, Ecuador y Venezuela, estas actuaciones desacertadas , han provocado que un grupo de países reunidos en Ecuador hayan planteado reformas a esta comisión.

Las propuestas plantean cambiar la sede de la CIDH que actualmente está en Washington para la Argentina y que los países que no ratificaron la convención de los Derechos Humanos lo hagan, además de que sus integrantes sean de los países que se han adherido a la convención.

La Política Migratoria de la República Dominicana, humanitaria sensata, comedida y con un respeto absoluto a los Derechos Humanos de los Migrantes, ha significado un gran esfuerzo y un reto para el Gobierno Dominicano, en su implementación han pesado más sus aciertos que sus dificultades, de ahí el éxito de esta política.

Esta Política Migratoria de la R.D. se ha podido desarrollar y terminar de manera positiva, favoreciendo a los Migrantes y sus intereses, por la decidida participación de las Autoridades Dominicanas, la Sociedad Civil y los Organismos Internacionales.

La República Dominicana tiene el derecho de ordenar los flujos Migratorios en su territorio y la Política Migratoria Nacional , está amparada en su ordenamiento jurídico y en las instituciones a las que les corresponde aplicar esta política, los cuestionamientos sin base, de algunos Organismos Internacionales como es el caso de la CIDH, algunos de ellos muy desacreditados no van a desviar a nuestro país y sus autoridades de la determinación tomada ya, de llevar adelante esta política que no solo favorece al país, sino a centenares de miles de extranjeros en situación irregular, que por su situación se exponían a que se violaran sus derechos.

Por esto los hechos valen más que todas las palabras el éxito de esta política está ahí, miles de trabajadores bananeros, miles de trabajadores de la industria azucarera, miles de la industria de la construcción, miles de pensionados, estudiantes, domesticas, trabajadores de diferentes oficios, Extranjeros de 105 Nacionalidades, serán favorecidos por esta Política Migratoria.

Son ellos los mayores testigos de lo positiva que es y será la Política Migratoria de la República Dominicana, son ellos los beneficiarios directos de la misma y son ellos los que le dicen al mundo, que aquí hay justicia, que hay respeto, que no hay discriminación y que los Dominicanos haciendo honor a nuestra historia, si somos solidarios y si reconocemos los valores del ser humano, nadie nos puede dar lecciones de esto y mucho menos trazarnos pautas, avanzamos con la consciencia tranquila y la frente en alto, convencidos de que estamos haciendo lo que verdaderamente le conviene a un correcto ordenamiento de la Migración en la República Dominicana.

Por eso organismos como la CIDH de seguir el derrotero que ha tomado, con sus desproporcionados e irracionales informes, encabezaran la verdadera lista negra de los Organismos Internacionales que no han cumplido de manera diáfana y transparente su rol y se han convertido en organismos sin credibilidad, que no generan confianza y que su descredito es tan grande, que no merecen el mas mínimo respeto de los países de América.

Por Luis Fernández

Comenta