El éxito integral

Por Jose Espinosa Feliz jueves 12 de julio, 2018

Los profesionales de las ingenierías estamos formados esencialmente en ciencias, fundamentadas básicamente en físicas, matemáticas, algebra y tecnología. Eso nos permite investigar, diseñar, planificar, formular, gestionar construir y administrar proyectos. De ahí, es que en lo adelante solo nos enfocan y nos encasillan en el fascinante mundo del diseño y  las construcciones.

Por tal razón cuando salimos de ese mundo y nos adentramos en las ciencias sociales, literatura o en temas muy lejos de los “numeritos”, algunos personas creen que abdicamos de nuestro oficio original; mas sin embargo no es así, sino que ampliamos nuestra cobertura y nuestros aportes a la sociedad, donde también como parte colateral trabajamos y estamos en contacto con las entrañas misma de la sociedad, la cual su conducta, sin sabores y escaseces sufrimos y nos impactan de manera directa.

Hace unos días pusimos en circulación el segundo libro de mi autoría llamado “El Éxito Integral”, el primero correspondió a un libro eminentemente técnico, “Fundamentos Básicos y guía en la construcción de Carreteras”.

El Éxito Integral es un libro esencialmente humano, motivador donde en cada una de sus páginas tratamos de llevar ideas, orientaciones sobre la formación, educación familiar, valores, comportamientos y otros temas que consideramos preponderante en el crecimiento del ser humano, que nos ayuden a convivir en un mundo de más armonía y sana convivencia.

En cuanto a la educación y formación familiar.

Consideramos que debe ser un compromiso insoslayable de los padres dejar individuos a la sociedad con suficiente responsabilidad, fortaleza, educación y valores, los cuales deben ser innegociables; además de un ente socialmente adaptable, con fortaleza suficiente para poder sobrevivir ante un mundo tan competitivo, veloz y por demás insaciable.

Esos valores que nacen en el seno familiar, crecen y se reproducen dejando frutos que pueden ser asumidos y mejorados para el bien de toda la sociedad. La base de la educación hogareña es tan importante que cuando la persona adquiere una conducta de valores y honestidad, es esa misma conducta que mayormente prevalece en todos  sus  actos. Alguna vez Pitágoras dijo: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

También abordamos el impacto que tiene la actitud y los pensamientos en nuestra vida. Cuando deseamos algo y vamos en busca de conquistarlo, estamos teniendo  un pensamiento, pero también una actitud positiva; mas sin embargo si comenzamos a  dudar se generan pensamientos negativos que impiden tener una actitud positiva y con ello la dificultad de alcanzar el éxito.

También es necesario que el individuo tenga voluntad y motivación para poder enfrentar los retos que nos depara la vida. El filósofo y psicólogo francés Maine de Biran decía “tengo voluntad y luego existo”.

Nosotros somos los que decidimos el rumbo a seguir y los resultados se verán al transcurrir del tiempo, impactando de manera directa en nuestra vida. Steve Job dijo “La magnitud de las consecuencias de nuestros actos no se puede medir en el presente. Las conexiones aparecen después e ineludiblemente terminan afectando al destino. Llámalo karma, o simplemente el curso de la propia vida, da igual, lo importante es creer que ese algo existe. Esa actitud siempre me ha funcionado y ha gobernado mi vida”.

En el libro analizamos el impacto que tienen la disciplina y la perseverancia en las personas, siendo estas dos palabras de gran peso en la vida de los seres humanos que buscan triunfar. Aunque algunos triunfos llegan de manera ligera y sin muchos esfuerzos; pero las grandes conquistas se logran con esfuerzo y tesón, poniendo a prueba la resistencia, la consistencia y la decisión de obtener el éxito que te ha propuesto.

No darte por vencido, para esperar o vadear obstáculos o quizás fortalecerte y derrumbar de un solo golpe la pared que te impide lograr tus objetivos. Eso se logra con disciplina y perseverancia. De nuevo cito a Steve Job cuando dijo: “Estoy convencido de que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos es la perseverancia”

Con relación a los principios, valores y comportamientos.

Consideramos que todo individuo tiene libertad intrínseca de actuar de acuerdo a su voluntad, absteniéndose a las consecuencias que generan la infracción de las leyes y principios que rigen una sociedad organizada; la cual establece reglas, pautas a cumplir. Esos principios, leyes y normas y reglamentos se convierten en costumbres que normalizan el proceder del ente social, quienes deben vivir en armonía con las mismas.

Los países organizados, los que mantienen sus principios y cultura, aquellos que respetan a sus ciudadanos y estos cumplen con las leyes establecidas; son aquellos que tienen mejores expectativas, mejor esperanza de vida, seguridad, salud y educación.

José Ingenieros, expresa en su libro Las fuerzas morales que: “el sentimiento del deber es siempre individual y en el se refleja la conciencia moral de la  sociedad”, es decir que, aunque el individuo tiene su propia conciencia y determinación, en él se refleja la sociedad donde vive.

Es necesario fomentar la paz, la armonía y eliminar las confrontaciones estériles entre seres humanos. Ceder el paso y disminuir las discusiones de tránsito o de parqueos, se logra controlando nuestro comportamiento y actitud.

Cumplir con el deber social, con los principios, asumir comportamientos apegados a las leyes, fomentar los buenos y más sanos valores a través del transcurrir del tiempo, equilibran y ponen en armonía la vida con los mejores intereses plasmados en normas, disposiciones y culturas que rigen una sociedad.

El éxito Integral busca recordar, orientar para conjugar todas las partes. Es una sumatoria de éxitos a obtener en el trascurrir de los días, cumpliendo así con los objetivos y metas para vivir en tranquilidad y armonía.

 

Por José Espinosa Feliz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar