“El Estratega“ Presidente comenzó su campaña reeleccionista del 2020

Por Ysócrates Andrés Peña Reyes lunes 15 de agosto, 2016

“…”La mentira, a veces, tiene la limpieza de la verdad”, decía.

Y agregaba: “A causa de su transparencia las confundimos, la mayor parte del tiempo.”…“

(Jabès, Edmond: La Herencia, I; de Livre du partage, 1987; Fondebrider, Jorge: Poesía francesa contemporánea 1940-1997. Edición bilingüe, Libros de Tierra Firme, Buenos Aires, 1997)

No sé si realmente hubo o no corrupción en el caso de la adquisición de los aviones Súper Tucanos, puede ser cierto, puede ser incierto, no lo dudo, pero toco el tema de estos por el aspecto evidente del manejo instrumental de dicho caso que hacen la Procuraduría General de la República y el Presidente Danilo Medina Sánchez.

Se ha alegado que supuestamente el caso de la investigación sobre el soborno alegado del caso de los Súper Tucanos es una iniciativa propia, `Made In Domínguez Brito`, que éste supuestamente ha sacado ese caso al aireamiento público como un instrumento para su conveniencia personal de mantenerse en el puesto para que no se atrevan a quitarlo porque si lo quitan muchas gentes van a pensar que el gobierno danilista no quiere combatir la corrupción; en síntesis: que se trata de un chantaje o extorsión de Domínguez Brito contra su propio gobierno. ¿Será cierta esta hipótesis? Es posible, pues nada es descartable, pero a mí particularmente me parece que no. Pienso que esta sería la más ingénua de las causales de la motorización de dicha investigación.

¿Porqué ese caso no se aperturó antes de las elecciones del dos mil dieciséis (2016) o durante ellas? ¿Le convenía a Danilo Medina Sánchez que dicho caso fuese aperturado antes de las elecciones del dos mil dieciséis (2016) o durante ellas? ¿Qué hubiese ocurrido o, mejor, qué hubiese podido ocurrir si dicho caso se hubiese aperturado antes de las elecciones del dos mil dieciséis (2016) o durante ellas? Esas tres preguntas conducen a una única respuesta sobre quién es el real movilizador de los hilos de la apertura y ventilación del caso en cuestión.

¿La condición de `rendido` y `entregado` de Leonel Fernández en las manos del danilismo hubiese descendido más en el Abyectómetro de ese caso haber sido usado contra dicho ex Presidente antes de las elecciones o durante ellas? Es posible, pues nada es descartable. El uso instrumental del narcotraficante Quirino Ernesto Paulino Castillo contra Leonel Fernández y la consiguiente pútrida retahíla de execraciones y calificativos emanada de la boca de dicho traficante de drogas podría, quizás, servir de parámetro para orientar la obtención de la respuesta sobre el particular.

Ha trascendido, tiempo ha, que, aparte de otros, fue medularmente con la amenaza de ese expediente que “El Estratega“ Presidente lo chantajeó para forzarlo a hacer cesar obstáculo alguno en el Congreso Nacional para reformar la Consitución, para callar y para luego apoyarle en su búsqueda de la reelección.

Estoy de acuerdo con lo dicho por el secretario personal de Leonel Fernández, Rafael Núñez, de que se trata de un uso selectivo e instrumentalizado de dicho expediente, pero a Rafael Núñez hay que recordarle que en un muy específico momento en manos del jefe político de él, Leonel Fernández, estuvo la posibilidad de cerrarle el paso a su verdugo Danilo Medina Sánchez, que seguirá siendo su verdugo ya que veo extremadamente difícil que Leonel Fernández pueda volver a ser Presidente de la República mientras el miedo siga siendo el Norte de su pelea con Danilo Medina Sánchez y, además, mientras esa pelea se desarrolle desde dentro de su hoy mal llamado Partido de la Liberación Dominicana (PLD) (en realidad su nombre verdadero es `Partido de la Liquidación Dominicana`). Si Leonel Fernández sigue dentro del mal llamado Partido de la Liberación Dominicana y peleando con miedo puede desde ya convocar a y hacer una rueda de prensa para dar a conocer su retiro de la política porque no va para ningún lado.

Leonel Fernández es posible que todavía a esta altura del juego no termine de comprender que ya él no tiene futuro dentro del mal llamado Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que su futuro allí él mismo lo botó a la basura desde el momento mismo en que echó para atrás su discurso al país en el que hacía la admonición de un Trujillo del Siglo XXI.

A Leonel Fernández de nada le valió portarse bien como un `niñito bueno` al que ante la amenaza de “pau pau“ acata la disciplina interesada que así se le impone.

¿Será este caso de los Súper Tucanos el arma para sacar de discusión a lo interno del mal llamado Partido de la Liberación Dominicana (PLD) el tema de los “acordados“ (¿?) y “prometidos“ (¿?) “candados“ (¿?) constitucionales, hasta ahora no vistos, todo para que Danilo Medina Sánchez pueda preparar la base reformando nuevamente la Constitución para poder lanzar otra repostulación presidencial por dicho mal llamado Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en el dos mil veinte (2020)?

Para eso y para más.

Después de la retahíla de execraciones y calificativos emanada de la boca de Danilo Medina Sánchez contra la reelección presidencial, lo acontecido después en contrapunto a dichas afirmaciones suyas sobre el particular, y conociendo la bajeza a la cual es capaz de descender Danilo Medina Sánchez, inclusive contra la suerte o futuro del Estado creado por Juan Pablo Duarte y Los Trinitarios llamado República Dominicana, contra la Nación dominicana y contra el pueblo dominicano, a mí todo cuanto pueda emanar de Danilo Medina Sánchez no me sorprende para nada. Es decir, hay que recordar que estamos hablando de alguien que se envileció tanto en su afán por tener Poder que ha sido capaz de bajar a las cavernas de `la Traición a la misma República Dominicana` entregándole el territorio dominicano a todos los haitianos que quieran venir para acá con las consiguientes consecuencias que eso tiene y tendrá.

Por todo ello puedo afirmar que Danilo Medina Sánchez con este caso judicial de los Súper Tucanos ya comenzó a preparar la base para la propuesta de su reelección en el dos mil veinte (2020).

La puesta en aireamiento de dicho caso lo hace antes de nuevamente ser juramentado como Presidente de la República después de su fraude electoral del quince (15) de Mayo del dos mil dieciséis (2016) con el cual `le castró al pueblo dominicano su derecho a elegir` secuestrando definitivamente el tinglado de instituciones políticas del Estado dominicano. Es decir, lo hace con mucho tiempo de antelación para evitar obstrucciones a lo interno de su mal llamado Partido de la Liberación Dominicana (PLD): el puntal para negociar sacar esas obstrucciones lo es dicho caso judicial de los Súper Tucanos.

Danilo Medina Sánchez le va a dar circo al pueblo y hacia ese circo va a tirar excrementos para que los mismos caigan de manera precisa y directa sobre Leonel Fernández. Danilo Medina Sánchez ve a Leonel Fernández Reyna con una mirada de vigilancia carcelaria: hay que recordar que estamos en presencia de la mente astuta-perversa de Danilo Medina Sánchez. ¿Hay que recordarle eso a Leonel Fernández?

El tiempo del aireamiento de dicho caso y del consiguiente apresamiento del ex Ministro de las Fuerzas Armadas Peña Antonio (pariente extremadamente cercano de Radahmés Jiménez Peña, persona muy allegada al ex Presidente Fernández), de un Coronel de la Fuerza Aérea y algunos otros, hasta ahora, fue fríamente calculado: no fue comenzado a airear a partir del dieciséis (16) de Agosto del dos mil dieciséis (2016), pues ello hubiese sido una confesión todavía más clara del manejo danilista de las cuerdas que dan vida a ese proceso; sino antes del dieciséis (16) de Agosto del dos mil dieciséis (2016) para que esa marca `Made In Danilo Medina Sánchez` fuese menos evidente.

Si calculamos el tiempo mínimo que está supuesto a durar ese caso: cuatro (4) años en principio: ese tiempo es exactamente el que va desde casi mediados de Agosto del dos mil dieciséis (2016) a Agosto del dos mil veinte (2020), esto es, exactamente el cuatrenio gubernamental usurpado por Danilo Medina Sánchez a través de su fraude electoral del quince (15) de Mayo del dos mil dieciséis (2016). Las noticias traídas por la prensa nacional a la fecha de escribir el presente artículo, trece (13) de Agosto del dos mil dieciséis (2016), dan cuenta de que el Ministerio Público danilista también solicitó que el caso en cuestión fuese declarado “complejo“, esto es, que de acogerse dicha solicitud sobre el mismo el tiempo de la prisión preventiva, de ser dictada, podría extenderse más allá del plazo de antes que era solamente de un (1) año. O sea, que presos podrían durar bastante tiempo a quienes se implique y el término del proceso seguiría campante durante el nuevo cuatrenio gubernamental ilegítimamente conseguido por Danilo Medina Sánchez.

Durante esos cuatro (4) años veremos incesantemente la cara de Leonel Fernández (ya empezamos a verla, la estamos viendo), con él sentado en la cabina de un Súper Tucano) en la televisión, navegando dentro de la paila a la que Danilo Medina Sánchez acaba de mandar a encenderle el fuego; y eso es lo mínimo que podría tocarle a Leonel Fernández: un recordatorio de que los hechos se cometieron durante uno de los períodos gubernamentales de Leonel Fernández. Lo máximo que podría tocarle, para nada descartable estando Danilo Medina Sánchez de por medio, es que en el caso en cuestión sea insertado Leonel Fernández.

Si esto último ocurriese probablemente Leonel Fernández entendería lo que hasta ahora evidentemente él no ha entendido o no ha querido entender no obstante él haber visto todo lo que él ha visto: que él no tiene futuro dentro del mal llamado Partido de la Liberación Dominicana (PLD); que ese futuro él lo tenía y lo dominaba hasta el momento en que él pudo impedir, y no lo hizo, que Danilo Medina Sánchez pudiese conseguir reformar la Constitución para luego reelegirse fraudulentamente. El problema para él entenderlo quizás radica en que Leonel Fernández en mil novecientos noventa y seis (1996) fue un agraciado colocado en la justa posición necesaria del camino del Poder y que Danilo Medina Sánchez es `un armador` con una concepción instrumental del Estado y del Poder de este, que desde que llegó al Poder en el dos mil doce (2012) Danilo Medina Sánchez viene armando y desplegando para sí mismo y ya nunca jamás para ningún otro. Leonel Fernández no ha querido entender que mientras Danilo Medina Sánchez esté en el Poder, él, Leonel Fernández, tiene un futuro cautivo por las manos de Danilo Medina Sánchez.

¿Esta nueva experiencia que le ha puesto a sufrir Danilo Medina Sánchez le abrirá los ojos y la mente a Leonel Fernández para que él pueda decidir qué hacer con su vida política?

Los acontecimientos que están sucediendo y los a por sucederse aclararán eso. Lo que sí se puede afirmar categóricamente es que cada vez que se hable de este caso de la compra de los Súper Tucanos lo que cada dominicano tendrá sembrado en la cabeza es la imagen que Danilo Medina Sánchez ha querido sembrar: la imagen de Leonel Fernández sentado frente al panel de control de un Súper Tucano en la cabina de mando…

Leonel Fernández no ha querido entender que ya Danilo Medina Sánchez no necesita de Leonel Fernández Reyna, que para Danilo Medina Sánchez el nombre y la persona de Leonel Fernández Reyna es Historia superada, agua pasada.

El miedo de uno al Poder que detenta el otro es la contraportada de la ambición de Poder del otro. Eso es lo que claramente entiende Danilo Medina Sánchez y está sacando claro provecho político de ello.

Por Gregory Castellanos Ruano

Apple Store Google Play
Continuar