El dominicano Manny Machado se convierte en el LeBron James de los Dodgers

Por EFE jueves 19 de julio, 2018

EL NUEVO DIARIO, HOUSTON, EE.UU.- El poder económico y deportivo de los Dodgers de Los Ángeles se hizo sentir de nuevo en el béisbol profesional de las Grandes Ligas al conseguir el traspaso del codiciado torpedero dominicano Manny Machado por parte de los Orioles de Baltimore.

La llegada de Machado le ha costado a los Dodgers la perdida de cinco grandes promesas que tenía en sus equipos de ligas menores como son el jardinero cubano Yusniel Díaz, el lanzador derecho Dean Kremer, el antesalista Rylan Bannon, el derecho Zach Pop y el tercera base venezolano Breyvic Valera.

La principal adquisición de los Orioles es Díaz, un jardinero de 21 años en Doble-A. Díaz disparó dos jonrones durante el Juego de Estrellas del Futuro el fin de semana pasado.

En la temporada batea para .314 con .905 de OPS, seis cuadrangulares, 30 carreras impulsadas y 36 anotadas.

El costo ha sido alto en cuanto a la perdida de un gran talento joven que había dentro del equipo, pero a la vez han conseguido a un pelotero de sólo 26 años, de gran poder con el bate y extraordinarias cualidades defensivas.

Su aportación va a permitir a los Dodgers incrementar notablemente las posibilidades de alcanzar la Serie Mundial por segundo año consecutivo.

Machado deja a los Orioles como el líder actual de bateo con .315 de promedio, 24 cuadrangulares y 65 carreras producidas, en un equipo que ocupa el último jugar de la División Este de la Liga Americana.

El equipo de Los Angeles recibe a un pelotero que ha sido elegido cuatro veces al Juego de Estrellas, con dos Guantes de Oro y con 129 jonrones en las últimas tres temporadas y media.

Machado fue seleccionado tercero global por los Orioles en el reclutamiento de 2010 y debutó en Grandes Ligas en 2012. Ha pasado toda su trayectoria de Grandes Ligas con Baltimore.

Uno de los que más saben de la proyección y crecimiento deportivo y personal de Machado es el piloto de los Orioles, Buck Showalter, quien ha visto jugar a Machado desde su debut en la Gran Carpa de la misma manera que Mike Scioscia ha visto jugar al jardinero Mike Trout desde su primer partido con los Angelinos de Los Angeles.

Showalter sabe todo el gran valor que hay dentro del juego de Machado después que también dirigió a Don Mattingly en Nueva York, aunque cuando se convirtió en timonel de los Yanquis, Mattingly ya no era el mismo bateador de cuando era un jovencito.

También dirigió brevemente a Alex Rodríguez con los Vigilantes de Texas, cuando Rodríguez era un joven campocorto y ahora había visto crecer a Machado y desarrollarse como uno de los mejores jugadores del mundo.

“Miren, sé cómo opera esta industria. Pero hay una parte de mí que piensa que el muchacho no debería irse de Baltimore. Entiendo el por qué se va. Pero eso no quiere decir que tenga que estar de acuerdo”.

Showalter recordó los últimos 96 juegos de Machado con los Orioles, con esos 24 jonrones y 65 carreras empujadas, con promedio de bateo de .315 y promedio de embasarse de .387 junto a un porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de .963, todos esos excelentes números jugando para un equipo que simplemente no sabe ganar.

El veterano manejador de los Orioles recuerda el debut de Machado en la Gran Carpa como antesalista en 2012.

“Sabíamos que tendría un gran impacto en el club defensivamente hablando y que la parte de la ofensiva la iría puliendo con el tiempo”, indicó Showalter. “El salto más grande de todos los deportes profesionales es pasar de ver pitcheo de ligas menores a enfrentar pitcheo de Grandes Ligas”.

Showalter lo vio todo de Machado, desde el momento en que llegó a Baltimore con 20 años. Ahora lo verá mostrando su magia y su gran imaginación como pelotero estelar con los Dodgers en Los Ángeles.

Los Dodgers cubren el hueco en las paradas cortas que creó Corey Seager, que se sometió a una operación en el codo en mayo pasado.

Y Machado pasa de un equipo en el último lugar a un equipo que encabeza su división (la Oeste de la Liga Nacional) y aspira a disputar de nuevo la fase final.

No solo eso, sino que Machado posiblemente se mantenga como torpedero, una posición que asumió este año después de cubrir la antesala en Baltimore.

“Machado tiene todo el talento del mundo. Esta temporada se ha enfocado bastante, desde el primer día de los entrenamientos”, subrayó Showalter. “Hasta el final, ha hecho lo que pocos saben hacer, que es jugar al béisbol con imaginación”.

Los Dodgers son conscientes de la gran estrella que han conseguido y ahora su objetivo es ofrecerles el contrato multimillonario para que se convierta en uno de los grandes pilares de la franquicia de cara al futuro.

Mientras, Machado admitió que le encantaba jugar las paradas cortas, que es algo que ama.

“Estoy más entusiasmado de jugar ahí que nunca antes. Estoy más metido en el juego. Es donde siempre quise estar, es lo que saca lo mejor de mí”, destacó Machado antes de convertirse en el James del béisbol de las Grandes Ligas y llegar en plan super estrella al mundo de Hollywood.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar