El dólar no frena la hiperinflación que estrangula la economía venezolana

Por El Nuevo Diario miércoles 4 de diciembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, CARACAS.- La dolarización que de facto rige Venezuela ha supuesto un alivio para la economía de sus ciudadanos durante el 2019, aunque el país sigue sin resolver la depreciación de su moneda local y la hiperinflación se mantiene como la más alta del mundo.

Algunas claves para entender la situación actual de la economía venezolana:

1. ¿Hay dolarización en Venezuela?

El bolívar es la única moneda de curso legal en el país, en donde además desde 2003 rige un control estatal para la compra y venta de divisas que se ha flexibilizado en los últimos meses.

Sin embargo y según varios expertos consultados, el pragmatismo económico del Gobierno de Nicolas Maduro se refleja en la relajación de controles de precios y de regulaciones para la compra y venta de divisas.

Eso ha hecho que en Venezuela el dólar ya sea la única moneda que se ve en las calles, excepto contadas excepciones. Incluso las tiendas que todavía exhiben sus precios en bolívares los cambian a diario conforme se devalúa la moneda nacional y eso hace imposible pagar en efectivo, pues los billetes de más alta denominación no alcanzan para pagar ni un café.

Eso obliga de nuevo a volver al dólar o pagar con tarjeta débito.

El economista y director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, indicó a Efe que en el país no hay una dolarización formal, como la que existe en Ecuador, sino “una dolarización transaccional”, gracias a que el Estado permite que se hagan operaciones con divisas.

Maduro ha debido recular. Llegó a hablar del “dólar criminal” hace años, pero a finales del pasado noviembre se ha referido a la dolarización de facto como una “válvula de escape” que existe “gracias a Dios”.

2. ¿Ha dejado de existir la moneda local, el bolívar?

No, el bolívar sigue existiendo y las cuentas de los venezolanos siguen oficialmente en esa moneda aunque el dólar ya es la unidad de medida de referencia para calcular los precios.

Eso si, la dolarización transaccional ha implicado que en el último año los ciudadanos y empresas acudan a esa moneda e incluso al euro para realizar pagos de comida, servicios o bienes.

Incluso en los puestos callejeros de venta de perros calientes, célebres en el país, los vendedores se sirven de la divisa estadounidense.

La firma Ecoanalítica calculó que en octubre, el 53,8 % de las operaciones se hicieron en divisas, un porcentaje que en ciudades del interior del país como Maracaibo superó el 80 % de las transacciones registradas.

3. ¿Por qué el venezolano usa el dólar?

La dolarización de facto o transaccional surge como una respuesta de los venezolanos para proteger sus ingresos de las altas tasas de inflación.

“Cuando tienes una hiperinflación pueden pasar dos cosas: o el Estado se aboca a resolverla o la gente busca su protección”, apuntó Oliveros.

En el caso venezolano, prosiguió, por el prolongado ciclo inflacionario “la gente asumió la dolarización como una medida de protección” de sus ingresos.

“Si no hubiese ocurrido el proceso de dolarización, hoy estaríamos muchísimo peor”, dijo el economista Henkel García, de la firma Econométrica.

En todo caso, a juicio de García, el uso del dólar como moneda de pago está lejos de “representar una solución” para la situación del país.

4. ¿Venezuela dejó atrás la hiperinflación?

El aumento acelerado de los precios de los productos y servicios se mantiene en el país petrolero. De hecho, los analistas coinciden en que este año la tasa de inflación será de cinco dígitos.

Esos cinco guarismos están bastante por debajo de los valores registrados en 2018 que estuvieron por el orden del 130.060,2 %, según el Banco Central, o del 1.698.488,2 %, de acuerdo a cálculos del Parlamento.

Las previsiones de la firma Econalítica ubican el índice de precios al consumidor (IPC) “entre el 12.000 % y el 15.000 %”, en tanto que Econométrica lo calcula entre el 30.000 % y el 40.000 %, en ambos casos, bastante por debajo de los resultados estimados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) del 200.000 %.

Anuncios