El director histórico para una Policía reformada y dignificada

Por Juan Manuel Morel Pérez miércoles 8 de septiembre, 2021

Licenciado en derecho por la Universidad Autónoma de Santo Domingo ,(UASD), magíster en derecho civil procesal civil contemporáneo especialista en derechos humanos y derecho internacional humanitario magíster en seguridad doctorando en derecho administrativo iberoamericano.

Docente e investigador en materia de Derechos Humanos

Aquel domingo 16 de agosto, la sociedad dominicana, transcurría llena de expectativas, no era para menos, un nuevo gobierno asumiría las riendas del Estado, parte del gabinete había sido anunciado, otros no, aunque se rumoraban sus nombres, pero uno en especial, se esperaba: El Director de la Policía Nacional, unas 28 mil familias dominicanas deseaban saber quién ocuparía esa función para saber si sus vidas mejorarías, la sociedad necesitaba saber si la tan anunciada reforma se iniciaría y a quien gerenciaría las políticas de seguridad publica de los dominicanos.
Ese día, desde el mismo cerro, donde tiranos, cercenaron la democracia, se asumía un nuevo mandato democrático y se anunció quien ocuparía la dirección general de la Policía Dominicana y como dicen el que menos suena ese será, la responsabilidad cayo en
Edward Sánchez González, para sorpresa de muchos y esperanza de todos.

Recuerdo leer varias mensajes y post en una misma dirección “Ahora si se arreglara la Policía, se acabó el relajo, este es un director joven que no pertenece a ningún grupo,”.

Es públicamente conocida la calidad humana de Edward, tanto en el ámbito académico, liderazgo y afectivo, entendimos que un nuevo hito empezaría en la institución encargada de la Seguridad Publica, Al paso, pero sin demorar el proceso comenzó la transformación policial, los procesos administrativos que otrora hacían millonarios a otros, comenzaron a transparentarse, la fiscalización de las condiciones de vida de los policías para dignificarlas, es parte del plan estratégico del “Comandante Sánchez”, por eso lo hemos visto visitando sus policías que viven en condiciones económicas no muy favorables, sin poses el “Jefe” , siendo testigos de esas necesidades e impulsando medidas económicas y no
monetizadas para elevar la calidad de vida de los miembros de la uniformada.

En materia de Derechos Humanos, la policía dominicana ha cambiado, en relación a otras gestiones, las personas muertas o asesinadas en los famosas intercambios de disparos se han reducido a su máxima expresión –para poner un numero diría 98%-, las organizaciones y académicos dedicados a la promoción y defensa de Derechos Fundamentales, han expresado su satisfacción, como manteniendo el debido proceso los policías que han cometido excesos, han sido unos sancionados y otro puesto a la disposición de la justicia.

Uno de los grandes retos del Director Histórico es poder impulsar y consolidar la reforma Policial, reforma que ha nuestro entender sectores que se benefician de las malas artes en la vieja policía, tratan de bombardear, siendo su principal objetivo boicotear la gestión del actual director.
La principal debilidad de la institución estriba en la enorme injerencia que históricamente ha recibido y además a la inconciencia social con relación a la policía y los policías, por parte de los ciudadanos, incluyendo también a muchos policías.

Para mejorar la policía, debemos contar con el concurso decidido de toda la nación , con la voluntad y la entrega de los propios policías. La preparación de sus miembros existe, la vocación de servicio también La decisión de elevar la imagen de la institución, definiendo con claridad su rol, incluyendo atribuciones y responsabilidades e impulsar la meritocracia, que con énfasis ha asegurado los tomadores de decisión en el campo policial, debe ser asumido por todos en aras de continuar el fortalecimiento institucional apostando a la
capacidad, la entrega al servicio y el buen desempeño, como ahora si se hace.

Debemos entender que nuestra policía adolecía de un mal estructural al querer idealizarla como institución militar, debemos decidir si vamos seguir apostando a una policía organizada y estructurada como un cuerpo militar o queremos una policía organizada como un cuerpo de seguridad Pública y ciudadana o, mejor dicho, como un verdadero cuerpo policial, tal como hoy se impulsa.

Como población debemos aprender a respetar la autoridad y más aquellas encargadas de hacer cumplir la Ley, creo firmemente en que la ciudadanía debe hacer importantes cambios en relación al comportamiento cívico y sobre la manera correcta de manejarse cuando es interceptado por una patrulla, entendiendo cuáles son nuestros derechos y responsabilidades y cuáles son las posibles consecuencias de no cumplir
con nuestros deberes.

Finalmente debemos fomentar y apoyar el incremento de los vínculos con los líderes comunitarios y dirigentes populares para que estos a través de sus organizaciones protejan sus comunidades como verdaderos comités de seguridad barrial.

República Dominicana transita de una vieja policía, con sus falencias y fortalezas, pero nuestra, a una Policía dignificada, respetuosa de los derechos humanos que garantiza la seguridad pública, de manos de la sociedad, con una visión y voluntad que ha manifestado, y esta construyendo el Director Histórico de la institución de la Ley y Orden

 

POR JUAN MANUEL MOREL PÉREZ

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar