El dilema de Pujols

Por Américo Celado S martes 11 de mayo, 2021

Nadie en su sano juicio puede cuestionar o poner en dudas la grandeza de Albert Pujols como pelotero, sin embargo, tampoco se puede ignorar que el béisbol es un negocio.

A raíz de la decisión de los Angelinos de Los Ángeles de Anaheim de dar la baja al veterano inicialista dominicano, la especulación y cuestionamientos han estado a la orden del día.

Confirmado está que apartarlo no fue una iniciativa del equipo sino de él, que emplazó al dirigente Joe Maddon, al gerente general Perry Minasian y al presidente del equipo John Carpino para que tomaran una decisión porque no quería le redujeran su oportunidad de juego.

El periodista Bob Nightengale describió en un artículo que publicó el USA Today  como horrible los últimos días de Pujols en el equipo de los Ángeles, que incluso, le gritó al dirigente Maddon que no se iba a retirar y que no pretendía pasarse la actual temporada sentado en la banca.

Al momento de su liberación, Albert bateaba para un promedio de .198 con cinco jonrones y 12 carreras remolcadas. Pero del 20 de abril hasta el momento de ser apartado del equipo se había ido de 43-7.

Los días van pasando y se espera que se cumpla el plazo para que Pujols quede oficialmente libre, para escuchar su versión sobre los hechos y ver si realmente tiene oportunidad y despierte interés de otro equipo que le permita prolongar su ilustre carrera o si lo obligaría al retiro. Figura quinto en la lista de todos los tiempos con 667 jonrones y 13 en la de hits conectados con 3.253.

Entonces, ¿Se puede hablar de falta de respeto o desconsideración en este caso?, claro que no, simple y sencillamente es un negocio, una relación de trabajo en la que la parte contratante tomó la decisión de rescindir el contrato de 10 años y 240 millones de dólares faltando un año para su culminación, lo demás, es puro sentimentalismo.

Se podría descartar el retorno del veterano inicialista dominicano a San Luis con los Cardenales, que cuentan con un estelar de la posición en la persona de Paul Goldsmith y la otra limitante es que en la Liga Nacional no existe el bateador designado.

Un posible reencuentro con Tony LaRussa en los Medias Blancas de Chicago, quien fue su dirigente en los tiempos de los Cardenales, también fue descartado por el inmortal estratega.

Las oportunidades para Pujols prolongar su carrera se reduce a una mínima expresión, quizás los Reales de Kansas City sea una posible y última opción, que de no serlo, sería penoso ver salir una figura de su dimensión por la puerta de atrás.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar