El despacho de Danilo!

Por Germán Martínez jueves 12 de enero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Germán Martínez

Mi palestra

Germán Martínez La unidad reformista!

Joaquín Balaguer en una ocasión afirmó que la corrupción se detenía en la puerta de su despacho, fue su forma de admitir que en su gobierno había corrupción.

La corrupción comenzó en este lado del mundo con la llegada de los colonizadores, y ha estado presente en mayor o menor grado en todos los gobiernos y en todos los estamentos sociales de muy variadas formas.

Los que conocemos a Danilo Medina sabemos que no es capaz de darle calor a la corrupción, ni de albergar a su lado a quienes son o han sido corruptos.

La vida de Danilo Medina ha sido transparente, su accionar en la política está claro y documentado

su vocación de servicio y entrega al trabajo por el país lo llevó a ganar las elecciones con la más alta votación alcanzada por candidato alguno, el país y hasta sus más enconados adversarios lo saben y reconocen como un hombre serio.

En política y en países como el nuestro es mucho lo que se hace y mucho lo que se esconde incluso del hombre mejor informado de la nación que lo es el Presidente de la República.

Un fiscal especial, o una comisión especial, para el caso es igual, que actúe y rinda un informe, ojalá y fuera sobre todos los gobiernos democráticos que hemos tenido, comenzando por el Consejo de Estado, y ojalá y también se creara la comisión de la verdad para crímenes y abusos de poder desde Palma Sola hasta hoy.

Pero la puerta y el despacho todo dónde trabaja Danilo Medina está y estará libre de corrupción y de peculado, pero no se le puede seguir cuestionando desde litorales que no tienen calidad moral para hacerlo, es sencillamente un abuso del que no nos damos cuenta estamos haciendo un uso irrespetuoso y malsano contra la honra y la figura del Presidente de todos los dominicanos, dejemos eso, por Dios, me atrevo a pedirlo en nombre de un amigo, de un Presidente del que no he recibido más que una cancelación y miseria para mi y los míos, pero que no se merece semejante acoso ni siquiera en nombre de la política mal entendida de algunos perversos.