El control vial, una preocupación nacional

Por Pablo Valdez sábado 18 de agosto, 2018

Las autoridades que controlan el tránsito terrestre, están dando señales de que tienen las instrucciones del Ejecutivo de la Nación, de buscarle la solución definitiva al problema del control vial.

La creación del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) y las medidas de orden, incrementación y confort de los autobuses que circulan en algunas rutas controladas por la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), así como también la capacitación y reconocimiento al personal que labora en dicha institución, y el anuncio de que los agentes de la policía encargados del orden vehicular desmontarán las luces denominadas “LED” de los vehículos que circulen en las vías del territorio nacional; son demostración de la afirmación.

A pesar del reflejo de que se está en la disposición de resolver problemas que durante tantos años han venido causando una serie de dificultades a la ciudadanía y que la mayoría no son fáciles de relacionar con el desorden que existe en el tránsito vehicular tanto de la ciudad metropolitana, como en las demás ciudades del país, como los son los infartos, accidentes cerebrales y demás enfermedades propias del estrés originado por los desafueros de determinados desaprensivos que obligan a la mayoría de los dominicanos y dominicanas, que ya sea como conductores, como pasajeros, peatones o “boleros”; interactúan como parte de un sistema de transporte con una estructura totalmente desordenada a arriesgar sus vidas permanentemente; se debe profundizar en una solución integral.

Obviamente, que la solución del problema transporte vehicular, no podrá ser resuelto sino se integran hacia la solución los protagonistas del sector sindical e inversionistas privados en el uso de las diferentes vías de circulación vehicular.

La solución es posible, sólo si participan de forma colaborativa hacia un país ordenado con soluciones definitivas de parte de todo usuario de los servicios de transporte y los que los proporcionan.

Los problemas que se originan a diario en las diferentes rutas de transporte público, no sólo involucra a los usuarios de ese servicio y a los choferes que viven del mismo, sino también a todo los ciudadanos que de una u otra forma se interconectan por diferentes motivos con esa actividad.

En tal sentido, al tiempo de reconocer los actuales esfuerzos del gobierno en la solución de los problemas propios del transporte público, insistimos en la integración de todos los sectores de buena voluntad, porque el control vial, es una preocupación nacional.

POR PABLO VALDEZ

Comenta