El contrato social por los ríos Bao y Jagua y la lucha moral en contra de la presa de Las Placetas

Por Nelson Reyes Estrella

Después de un año de lucha por los ríos Bao y Jagua he aprendido y me he conectado tanto con estos ecosistemas que cada momento pienso y observo las maravillas que representan, juntos con las montañas, los ríos son las obras arquitectónicas más completas y perfectas de la naturaleza, ahí comprendo que tienen tanto valor, mucho más valor que cualquier otra vida y deberían ser considerado espacios sagrados por su noble condición de portadores de la vida.

Esta conexión no es solo conmigo, es una conexión con todo los pueblos de La Sierra que conocen más que nadie los grandes aportes y beneficios que generan estos ecosistemas y que por miles de años, millones quizás, han sido los mejores integrantes de las familias serranas, por eso hemos visto llorar algunas personas mayores, al pensar que Jagua y Bao pudieran desaparecer.

Por eso estamos convencido que la presa de Las Placetas es el mayor atentado de la historia en contra de la Sierra, la productiva tierra del Cibao y la naturaleza misma de la República Dominicana y las manifestaciones en contra de la EGEHID y del gobierno mismo (en contra de la presa) es una lucha moral por la dignidad de los pueblos de La Sierra.

 Nacemos, crecemos y vivimos escuchando el dulce sonido del difícil trayecto atravesando barreras, rocas y montañas para llegar hasta nuestros hogares, sintiendo las frías y a veces caliente aguas de sus manantiales, saciamos cada día nuestra sé al introducir el líquido vital en nuestro cuerpo y en cada momento disfrutar el olor a vida que se desprende de cada charco del largo recorrido de sus cuencas derramando vida en cada espacio que sus aguas irrigan.

Con todos estos aportes, es natural el contrato social que tenemos con Jagua y Bao y que tienen ellos con nosotros para darnos vida a través de cada gota de agua y purificar nuestra naturaleza, contrato por el cual nos hemos movilizados en contra de la presa de Las Placetas y realizados marcha multitudinaria en Jánico, en SAJOMA, un memorable velatorio en Santiago, una marcha- concentración en Nueva York, Estados Unidos, una manifestación regional en Santiago y marcharemos nueva vez en Las Placetas el domingo 10 de julio.

Este contrato Social ha despertado la mayor manifestación de amor de La Sierra hacia estos ríos y han comprendido que el mayor legado a las presentes y futuras generaciones es la preservación intacta de estas dos maravillas de la naturaleza de La Sierra, Bao y Jagua.

Nada ni nadie detendrá esta lucha y si la muerte alcanzara a los que hoy luchamos, las nuevas generaciones tienen el deber moral de seguir luchando para detener el ecocidio que se pretende perpetrar en contra de la naturaleza de La Sierra.

Hoy como nunca antes en nuestra historia existió un contrato social para preservar las cuencas de los ríos Bao y Jagua y con esto garantizar a las futuras generaciones el derecho a disfrutar las bondades de esta productiva tierra en igualdad o en mejores condiciones que las presentes generaciones.

Finalmente, esta es una batalla moral, una lucha en contra del poder, es una cruzada en contra de los intereses económicos de una minoría, una batalla en contra de la desigualdad, una dura cruzada en contra de la imposición, una lucha por preservar la naturaleza, por la existencia misma de quienes tratan de imponerse de hecho y no en buen derecho, sobre todo, es una necesidad por el futuros de nuestros descendientes; un contrato social en contra de la presa, a favor de los ríos Bao y Jagua como manantiales de vida.

Por Nelson Reyes Estrella

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar