El caso ODEBRECHT y sus beneficios para el país

Por César Fragoso jueves 27 de abril, 2017

Desde hace varios años hemos visto los letreros de la empresa ODEBRECHT en muchas de las principales construcciones del Estado que se han realizado en el país.

Todos los que hemos podido observar el proceso de construcción de dichas obras, entiendo yo, que podríamos estar de acuerdo en la excelencia de las mismas y, me atrevo a asegurar, que todas serán de una larga durabilidad y provecho para los dominicanos.

El mejor ejemplo lo constituyen algunos de los pasos a desnivel que tenemos en la capital, los cuales son magníficas infraestructuras viales que permanecerán para siempre en nuestra ciudad.

No hay pues ninguna duda de que, todo lo construido por la compañía brasileña, supera en grado superlativo cualquier obra realizada por otras empresas y, ese hecho, según mi criterio, es uno de los beneficios que ODEBRECHT ha dejado a la República Dominicana.

Si dichas construcciones han sido sobrevaluadas o no, es algo que se puede demostrar con un simple análisis de costos, que cualquier experto en la materia puede hacer, en base a los documentos que avalan las inversiones hechas para sus realizaciones.

Esa información está a la disposición de la ciudadanía y, quien quiera investigarlo, solo tiene seguir los canales correspondientes y buscar la data que necesite para forjarse su criterio o determinar si hubo o no sobrevaluación. Ya el Procurador general de la República ha solicitado a la Cámara de Cuentas hacer una auditoría para esos fines y como resultados de la misma podremos definir si el valor de las obras es el correcto.

Sobre este tema, pero sin demostrar en lo más mínimo sus aseveraciones, hay gente de fuera y dentro del Gobierno que han emitido sus opiniones sobre posibles alteraciones en los valores, pero, nadie ha podido demostrar lo que dice, ni se han preocupado en fundamentar con datos precisos, lo que expresan a boca llena.

En ese sentido, y ese es otro elemento de gran beneficio para la República Dominicana, todos hemos podido identificar quienes son los que solo hablan por hablar y, de manera muy especial, cuales son los políticos del patio que solo quieren aprovechar la primera oportunidad que encuentren para, en base a mentiras, calumnias e inventos, tratar de confundir a la población.

Aquí quiero hacer un paréntesis y recordarles, que, la mentira, es la afirmación que se hace, consciente de que lo que se expresa, no es verdad. Y que, el mentiroso, es una persona que está acostumbrada a mentir y que usa la fábula para engañar a los demás.

Ya les he dicho que los opositores del Gobierno mintieron en lo relativo a que la empresa ODEBRECHT había financiado la campaña del Lic. Danilo Medina y, por esa razón, no voy a repetirlo, lo que sí quiero recordarles y, eso sí que se lo diré muchas veces, es, que, quienes son capaces de mentir y se fundamentan en hecho irreales, deben ser aborrecidos por los demás, sobre todo, si son políticos que pretenden llegar a gobernar nuestro país.

Siguiendo con el tema de los beneficios que la constructora ha dejado y seguirá dejando a los dominicanos, quiero que hablemos un poco sobre el aspecto de los posibles sobornos que la misma, ha reconocido, que ha pagado para desarrollar sus obras en este suelo bendito que llamamos Quisqueya.

Y esto sí que debe tener preocupados a muchos legisladores de todos los partidos, por una sencilla razón, son los diputados y senadores, los que aprueban los préstamos que se necesitan para las ejecuciones de las obras cuyos fondos no tiene el país y, han sido ellos, los miembros de nuestros cuerpos legislativos, los que han aprobado todos los financiamientos que se han necesitado para ejecutar las obras realizadas por ODEBRECHT.

De esto se infiere una simple conclusión, si ha habido soborno en el caso de la firma brasileña, los principales sospechosos de haberlos recibido, son nuestros diputados y senadores.

Con el excelente acuerdo al que ha llegado la Procuraduría General de la República, dentro de unos días la empresa dará a conocer los nombres de todas las personas involucradas en el proceso que nos ocupa, y dirá los nombre específicos de quien o quienes, fueron favorecidos para que se dieran las facilidades que se requerían para realizar los contratos.

La ejecución del acuerdo mediante el cual la República Dominicana recibirá una importante cantidad de dinero, unido al hecho de poder desenmascarar a quienes se esconden detrás de sus posiciones para beneficiarse de las mismas, será otro grandísimo beneficio que tendremos los dominicanos.

Con el dinero que pagará la compañía podremos ejecutar otras obras de bien común, lo que, unido a que podremos determinar quiénes fueron los sobornados, nos ayudará en dos aspectos que también quedarán para la eternidad y serán convenientes para todos los dominicanos.

El primero, con el uso que se dé al dinero, habremos sido resarcidos económicamente y sabremos sacarle el mejor provecho posible a lo que se haga con el mismo y, el segundo, y más importante, podremos sacar de la vida política de nuestro país a quienes llevan ya mucho tiempo aprovechándose de los demás, ocupando unas curules inmerecidas o posiciones ganadas en base a subterfugios y tráfico de influencias.

Como vemos, de lo sucedido con el tema que nos ocupa, podremos obtener unos resultados que serán de grandes logros para nuestra sociedad.

Desde ya estamos viendo que el impacto en general ha estremecido la ciudadanía, que todos nos hemos preocupado por el tema, que los opuestos al Gobierno se han servido con cuchara grande, pero que su glotonería les ha puesto al descubierto y ya sabemos que muchos son unos mentirosos.

Para el Gobierno, ha sido importante poder aclarar que las cosas no son como se les ha querido endilgar y, en especial, el presidente Danilo Medina, ha podido demostrar que su campaña no fue financiada por la empresa.

En definitiva, aún faltan cavos por atar y es posible que en el devenir del futuro inmediato y en el más lejano, estaremos hablando por mucho tiempo del caso ODEBRECHT y sus beneficios para el país.

 

 

Comenta