El camino es muy difícil y no está claro que vaya a salir bien 

Por Fernando Peña

Politiquero seria no admitir que en el país se abre una brecha por donde por primera vez se toma en cuenta desde el gobierno a los ciudadanos, un presidente que, por las razones interna y externa que sea, asume la apertura de transparencia en su gestión, de participación en la elaboración de políticas estatales, de rendición de cuentas y responsabilización por el uso de los recursos públicos, de evaluación y control ciudadanos de los resultados gubernamentales.

Luis Abinader está legitimando una gestión más participativa y colaborativa de la ciudadanía.

Los partidos y lideres tienen que ponerse a tono e incrementar dentro y fuera de sus organizaciones los componentes participativos y deliberativos de la democracia.

Desde mi óptica de al frente, de oposición vislumbro una nueva filosofía de gobierno, una modalidad de gestión pública más transparente, participativa y colaborativa entre Estado y sociedad civil.

Para llegar a buen puerto, tener éxito, el gobierno tendrá que enfrentar tiempo, tareas muy difíciles y uno fundamental es desacelerar la inflación, y tener mucha cuenta con el endeudamiento desbordado.

Nos estamos endeudando demasiado.

Cuidado si se va la consistencia entre la política fiscal y la monetaria.

Como dice el presidente del PRD, Miguel Vargas, el gobierno debe realizar su trabajo y presentar resultados, haciendo propuestas concretas que aporten soluciones a los problemas reales del pueblo dominicano.

El presidente Luis Abinader, en su mensaje al país le dio una salvación al país, dejó sin efecto la implementación de una reforma fiscal.

Fue una decisión obligatoria, sociedad, partidos, lideres, empresarios coincidieron en unanimidad de que no era el momento para hacer reforma fiscal y penalizar al pueblo, clase media y demás sectores nacionales.

Pero, la salvación providencial te puede llevar al cielo o al infierno.

El presidente Luis Abinader clamo por que se unan en el propósito de la recuperación económica que ha iniciado.

El camino que debe transitar el gobierno ante la situación que vive el país, cruzando como está al borde de la navaja, es el acuerdo político, la unidad nacional, no es creyéndose que lo sabe todo y que no necesita de nadie, solo así podrá lograr la recuperación económica la solución a los problemas del país.

Ese acuerdo y unidad debe empezar por su propio partido PRM.

Si sigue alejado de su partido, de los partidos y lideres nacionales, ante una crisis como la que vive el mundo y que lacera día a día a nuestro país, la gente no le va a creer al presidente Luis Abinader y al gobierno.

Ese es el único camino que le queda al gobierno.

Que deje el Gobierno su demasiado optimista, es falso que solo, sin una unidad nacional, apoyo y colaboración de los partidos y lideres, con la inflación que nos quiebra, con los artículos básicos por las nubes, con la falta de dinero, con la nula realización de obras, con los apagones, con el problema de salud del Covid19, con la crisis de todo el comercio habrá ninguna recuperación económica.

Ni mago que sea…

Aquí tiene que haber controles, es verdad que todos los países tienen el mismo problema; el punto es si hay controles.

Es verdad que hay que combatir la corrupción, perseguirla porque hubo gente que llegó pobre al gobierno pasado y salió muy rica.

El problema del país no es solo el alto nivel de corrupción.

Esa batalla se va a ganar cuando la gente salga menos rica de lo que era antes de entrar a la función pública.

¿Cómo se logra? Combatiendo la corrupción, apresando, persiguiéndola, la pública y privada, desmontando el entramado y complicidad del sector público y privado

Pero más fundamental, cambiando las instituciones, más allá de lo que haga este gobierno, pero, sobre todo, la gobernanza.

Si, la gobernanza.

Es necesario que se cambie de política, tanto en el gobierno como en la oposición, debe entender el presidente Luis Abinader que año y medio de su gobierno, ya no es agradable, ni luce, aunque haya cometido todos los errores el gobierno anterior, estar echándole la culpa.

El camino es muy difícil y no está claro que vaya a salir bien el gobierno.

Por Fernando Peña 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar