El atentado en Bogotá deja herida de muerte la negociación de paz con el ELN

Por EFE viernes 18 de enero, 2019

EL NUEVO DIARIO, Bogotá.- El atentado terrorista contra la Escuela de la Policía en Bogotá, que causó al menos 20 víctimas mortales, más el atacante, dejó herida de muerte la ya paralizada negociación de paz del Gobierno colombiano y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), a la que se le atribuyó este viernes el ataque.

El Gobierno confirmó que fue ese grupo el que perpetró el ataque con un carro bomba contra la Escuela de Policía General Francisco de Paula Santander, que también dejó 68 heridos, de los cuales dos se encuentran en estado delicado.

“El autor material de este acto terrorista es miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN)”, afirmó el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, en una rueda de prensa celebrada en la Casa de Nariño, sede presidencial junto con el ministro de Defensa, Guillermo Botero y otras autoridades.

Martínez se refirió así a José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años, quien según el ministro Botero, era conocido con los alias de “Quico” o “el Mocho” porque en un incidente que se cree ocurrió entre 2008 y 2010 perdió su mano derecha al manipular explosivos.

Al respecto, el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, afirmó hoy que “no habrá ningún espacio de diálogo” con el ELN si continúa con sus actos criminales y con el secuestro.

El presidente colombiano, Iván Duque, ha supeditado la reanudación de los diálogos, suspendidos desde agosto pasado, a que el ELN libere a todos los secuestrados y abandone sus actividades delictivas.

“Es importante en este momento que el país entienda que el ELN no ha hecho una sola manifestación de su voluntad de paz”, manifestó Ceballos, quien insistió en que “el Gobierno sabe y entiende que el ELN no tiene voluntad de paz”.

Según el Gobierno, la guerrilla mantiene a 17 personas en cautiverio, de las cuales nueve fueron secuestradas desde que Duque asumió su mandato el pasado 7 de agosto, además de perpetrar 33 voladuras del oleoducto Caño Limón-Coveñas, de las cuales cinco han sido cometidas en lo que va de 2019.

Para decidir los pasos a seguir con el ELN, Duque encabezó hoy un Consejo Nacional de Seguridad y esta noche dará un mensaje a la nación al respecto.

Los diálogos de paz con el ELN comenzaron en febrero de 2017 en Quito y en mayo del año pasado fueron trasladados a La Habana cuando el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, puso fin a ese auspicio de forma imprevista a raíz del deterioro de seguridad en su frontera con Colombia.

La última ronda de negociación terminó el pasado 3 de agosto sin avances y Duque dijo que evaluaría la situación para definir la continuidad de las negociaciones.

En ese sentido, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, se reunió hoy con el cuerpo diplomático acreditado en el país para “poner en conocimiento de la comunidad internacional todos los hallazgos que se vienen haciendo desde el momento que tuvo lugar el atentado terrorista”.

El objetivo de esto, explicó, es que los demás países conozcan de primera mano la situación.

“Yo creo que hay, después de todos estos hechos, una necesidad de una revisión de la conducta de parte de los grupos armados. El pueblo colombiano merece que haya esta toma de posición clara y la Santa Sede lo pide, nosotros estamos dispuestos a ayudar”, afirmó Trujillo.

Por otra parte, las autoridades colombianas capturaron en la madrugada de este viernes a Ricardo Andrés Carvajal, un hombre del que dijeron está implicado en el atentado del jueves.

“Tenemos audios recopilados por la Fiscalía a las 22.13 hora local (03.13 GTM del viernes) que permiten advertir que Ricardo Andrés Carvajal Salgar por medio telefónico reconoce coparticipación en grado de autor en el delito del acto terrorista que se cometió ayer”, dijo el fiscal general.

Entre tanto, los representantes de la Justicia Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad Especial de Búsqueda de Personas Desaparecidas en el conflicto armado condenaron hoy “la realidad bárbara y tremenda” del atentado terrorista y emplazaron a los colombianos a seguir trabajando “por la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición”.

La presidenta de la JEP, Patricia Linares, instó a continuar con el camino hacia la paz en Colombia abierto por el acuerdo firmado con las FARC y advirtió de que “no pueden ser las voces irracionales de quienes acuden a expresiones de violencia inhumanas y bárbaras las que nos hagan retroceder en ese camino”.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar