El alcalde David Collado

Por jueves 18 de agosto, 2016

Es difícil llegar a una posición como la de Alcalde de una ciudad cuyas necesidades superan por mucho los ingresos de su Cabildo, caotizada, con un crecimiento sin control y con casi todo, increíble, pero cierto, por hacer.

Es difícil gobernar una ciudad donde sus habitantes tiran desperdicios a la calle, usan sus aceras, destruyen parques y áreas verdes en un irrespeto doloroso, donde la bulla y la falta de educación maltrata la vista y llena de preguntas a propios y extraños que sufren ese caos.

Es difícil llegar a la posición de Alcalde de la ciudad más vieja del llamado Nuevo Mundo en brazos de partidos y políticos insaciables a los que hay que darle lo suyo y que la urbe se espere o siga igual porque peor no puede.

Un ayuntamiento con deudas enormes y con grandes urgencias es lo que ha recibido un joven que tiene todas las ganas de trabajar y hacer, y que debe demostrar que se puede como David Collado debe ser respaldado por todos, sabemos que el apoyo de la Liga Municipal Dominicana, y por su intermedio del gobierno central ya es compromiso cierto, pero hay actores y compromisos que deben ser prudentes y dejar que el edil ponga la casa en orden y ponga manos a la obra.

Capitaleño de origen y nacimiento, no he visto más que por los medios a David Collado, pero lo creo sano y cierto, comprometido con la ciudad y su generación, y por qué no, con su futuro político, pero no con el desorden y el populismo de otros que hasta olvidaron sus orígenes y sus amigos creyéndose que nunca dejarían la posición.

David Collado debe hacer por la ciudad capital lo que nunca se ha hecho, tiene el deseo, la juventud y las manos limpias, lo que hay es que apoyarlo, dejarlo hacer, tener amor a nuestra ciudad y compromiso con ella de corazón.

Por mi parte estoy comprometido con la ciudad Colonial de mis amores, en ella nació toda mi familia materna, en ella viví los mejores años de mi vida, de ella es mi amor y por ella mis afanes, soy capitalino como decía Pedro Rene Contin Aybar, y apoyo a David Collado.

Por Germán Martínez