El agua no puede ser privatizada

Por Francisco Rafael Guzmán

Hace unos días nos referimos a una reunión de la rectora de la UASD con emisarios autorizados de la Barrick Gold, la doctora doña   Emma Polanco Melo, quien por el hecho de lograr ser la primera mujer rectora ya sabemos todo lo que eso le ha costado en términos de tesón y de méritos. Dimos a entender que no debe nuestra actual Magnifica Rectora dar indicios de  macular en su gestión con acciones como esta y debe echar para atrás semejante decisión.

Suponemos que cuando se toman decisiones como esta deben estar avaladas por el Consejo Universitario, por lo que este organismo colegiado debe sugerir que se vuelva atrás y se suspenda semejante acuerdo con una empresa transnacional que lo único que ha sabido es traer malestar al país.

Ahora bien, antes de que comenzara la pandemia se hizo un evento en la UASD en el que se planteó la posibilidad de desalinizar las aguas del mar, con la participación de alguna de las universidades privadas y entidades privadas, donde de lo se quería hablar era del costo del agua desalinizada por metro cúbico y de cobrar más cara el agua.

Ahora resulta que un funcionario del Estado, en el actual gobierno del Partido Revolucionario Moderno, joven y al parecer se siente -al igual que otros, jóvenes o no- embriagado de poder, no de autoridad, se destapa con cálculos de cuánto debe cobrarse por metro cúbico de agua servida. Al parecer, quieren hacer lo que no tienen derecho a hacer, convertir el agua en un gran negocio, pero es que eso no podemos aceptarlo, salvo que seamos masoquistas y queramos vivir en el peor Estado de malestar.

El funcionario del presidente Abinader, a quien llaman Fellito Subervi, se ha jactado de que ha reducido la nómina en un 85 %, no sé si se refiere a al monto de la nómina o se refiere a que ha cancelado el 85 % de todo el personal, debería tener cuidado al hablar porque parece un plan macabro de reducir el Estado, lo que parece una aureola de neoliberalismo muy trasnochada.

Esto se da aquí, cuando la tendencia de América Latina y en algunas potras partes del mundo indican que el neoliberalismo hay que enterrarlo, lo que ha puesto al descubierto la crisis sanitaria que vivimos, lo que la pandemia ha hecho es ponerla al descubierto pero su raigambre reside en la privatización de los servicios de salud.

A funcionarios como Subervi hay que decirle que ya estamos hartos de privatizaciones, si de privatizar el agua es de lo que se trata; estamos hartos de las ARS y la AFP, que son empresas privadas que viven lucrándose con el dinero de las gentes. Ya está bueno señor Subervi, estamos hartos de esas iniquidades, basta ya, no más desgracias para los desharrapados y no más empobrecimiento de las capas medias. Hoy en día, aunque el desastre ambiental induce a que revisemos nuestros hábitos alimenticios y tal vez la ganadería no deba fomentarse, pero mientras tanto la realidad es que de nuestra fauna bovina se están muriendo animales aparentemente por culpa de la Barrick Gold según denuncias que aparecen en un video. Así no puede ser.

La intelectualidad dominicana debe, en vez hacer eventos donde se está loando a Joaquín Balaguer como intelectual, procurar crear conciencia social en todos sectores amenazados por el neoliberalismo, para superar la larga noche en que hemos vivido bajo ese nefasto modelo económico. Recientemente se hizo evento en el que se estaba loando a Balaguer como escritor, uno de esos escritores contertulios que participaron en el evento dijo en un diario que Balaguer no sería Padre de la Patria pero si un prócer, pero no valdría la pena ponerlo excelso por su literatura, si fue indigno, vil y nefando.

La real academia debería revisar un poco los significados de algunas palabras. No debo hablar de si la narrativa de Vargas Llosa es de buena o mala calidad literaria, pero su conciencia social, al ser abanderado de ese anatema que es el neoliberalismo, lo convierte en un hombre indigno. Nada más hay que ver una de sus obras publicadas, que es como una autobiografía política, para saber quien es.

Entonces, los intelectuales sea cual sea su bandería política deben ponerse las pilas y poner bien en claro por dónde anda su estado de conciencia social. Esta época que vivimos demanda un cambio social importante, porque no podemos dejar que se destruya el planeta y no tenemos derecho a destruirlo. Está bien la operación Falcón (RD$ 50,000 millones arrancados al narco), siempre y cuando sea para el Estado. El agua dominicana no puede ser privatizada, un bien al que debe tener acceso todo humano para vivir.

Necesitamos que los grandes capitales, los grandes evasores de impuestos sean expropiados, si es necesarios y nada de APP, acabar con las  ARS y AFP, los paraísos fiscales y la banca privada. Un nuevo código de trabajo, el que debe incluir libertad sindical, aumento salarial cada dos años de acuerdo a la inflación, salario de la mujer igual del hombre por el mismo trabajo y para los extranjeros igual que a los criollos. Desde antes de subir Abinader dije en algunos de mis artículos que el PRM es el partido que representa los intereses de la burguesía con plena conciencia de clase para, las reacciones de Tonti Rutinel, Ceara Hatton y quizás dos más representan la excepción de la plena conciencia social de la burguesía. Nada de privatizar el agua y del abuso de querer aumentar exageradamente la tarifa del agua servida.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar