El abrazo de mundos diversos

Por Víctor Corcoba Herrero jueves 10 de octubre, 2019

“Construyamos espacios que nos activen la conciencia solidaria, cimentémonos en el desvelo por coordinarnos y cooperar, obremos con afán de aminorar tensiones”.

El encuentro entre mundos diversos siempre es un fructífero acontecimiento, puesto que activa la creatividad del diálogo, promoviendo ese abrazo que nos universaliza y hermana. Ese espíritu de caminantes, de exploradores de existencias, es innato a toda vida. Lo importante es mejorar cada día, ponernos en disposición de comprender, a fin de impulsar una cultura de integración, que es de lo que verdaderamente andamos necesitados.

Ya está bien de tantas exclusiones. No cabe la cultura que margina, que descarta, e imprime el culto al dinero. Hay que pasar página. Uno debe de valer por lo que dona, jamás por lo que mercantiliza.

Lo transcendente es valorizar la cercanía entre pobladores, poner buena disposición para entenderse, reconciliarse cada cual consigo mismo, y reconocer que nada somos por nosotros mismos.

Preveo que ha llegado el momento de dedicar todas las fuerzas de cultivo a ese hermanamiento conducente a una radical novedad existencial, basada en adherirse a lo auténtico, empezando por dignificar a todo ser humano.

No importan las razas, lo único que nos incumbe es tomar como propuesta la misión de abrir las puertas del corazón, como instrumento de cambio y avance. Tampoco podemos ser como piedras en el camino, somos gentes con alma, y por ende, con espíritu conciliador que ha de estar siempre dispuesto a garantizar un acceso humanitario allá donde se solicite.

Esos mundos diversos demandan, sin duda, de otra humanidad más compenetrada, máxime en esta época en el que proliferan multitud de avasallamientos. No podemos seguir instalados en la falsedad.

Lo cierto es que la conflictividad crece y el desprecio hacia vidas también aumenta. A propósito, recientes estudios, destacan la necesidad de ampliar a escala mundial las actividades de prevención de la violencia. Por cierto, en algunos países de bajos ingresos, el maltrato durante el parto se ha convertido en un abuso común.

Desde luego, este tipo de hechos crueles nos sobrepasan, como también nos supera este mundo fragmentado, interconectado al máximo, pero no armonizado.

En consecuencia, debiéramos negarnos a que prevalezcan las armas, con su infernal potencial bélico, en vez de otro talante más racional y pacífico, que destierre de nuestra mirada esa energía ciega de venganza que nos degrada. Hace tiempo que la lluvia de rencores y odios nos deja sin palabras, pues reaccionemos como personas, no como lobos, con la fortaleza del único escudo protector que nos resguarda, el del amor de amar amor. Este es el verdadero signo apaciguador, aquel que conlleva respetarse los unos a los otros. Esto sí que sería un gran avance, ¡decir no a la siembra de terrores y sí a la plantación de la concordia!

Ciertamente, cuesta entender que hablemos de mundos distintos, dentro de nuestro único mundo, que ha de tender a la unidad de la especie dentro de esa diversidad. De ahí, el urgente abrazo del género humano, que no puede permanecer por más tiempo indiferente al acontecer de su linaje.

Derribemos los diversos muros que nos separan. Construyamos espacios que nos activen la conciencia solidaria, cimentémonos en el desvelo por coordinarnos y cooperar, obremos con afán de aminorar tensiones. No olvidemos que, en toda contienda perdemos todos, también en las comerciales, por eso necesitamos un cambio de actitud mundial, para que cese este calvario de incertidumbres que nos deja sin aliento a buena parte de los moradores.

Quiero pensar de que, si actuamos de manera conjunta, teniendo presente la causa común que nos mueve, los desafíos e intereses mutuos, agilizaremos la revuelta para crear un mundo más fraterno, más de todos y de nadie en particular, impidiendo que se enquiste la pobreza y engorden las desigualdades.

Devaluemos, de una vez por todas, la cultura del privilegio y, si acaso, fomentemos el laboreo a la imparcialidad. Al fin y al cabo, lo de ser honestos con nosotros mismos, nos exige otros pulsos más poéticos, o si quieren otras políticas más sincronizadas con ese aire global que nos hemos gestado.

En cualquier caso, no es cuestión de cruzarse de brazos, sino el propiciar alianzas entre naciones y el favorecer otros lenguajes más auténticos, que son los que nos hacen salir de este futuro incierto, que nos lo estamos ganando, por dejadez e irresponsabilidad mayormente.

Por Víctor Corcoba Herrero

Anuncios

Comenta