El 11 de septiembre en la historia 

Por Alfredo de la Cruz

A 20 años de los atentados terroristas del #11S, en que terroristas secuestraron 4 aviones comerciales, estrellando dos de ellos en: el World Trade Center en el bajo Manhattan, New York, otro en el Pentágono en Washington, mientras el ultimo se desplomó cerca de Pensilvania. Estados Unidos y el mundo recuerdan a las víctimas de estos ataques perpetrados por Al Qaeda, el 11 de septiembre de 2001. Aquel día casi 3 mil personas murieron y hoy en medio de las ceremonias conmemorativas New York ha desplegado un fuerte operativo de seguridad.  

 Enmarcando el siglo XXI 

Estos ataques podrían señalarse como los hechos que enmarcaron el inicio del siglo XXI y que impusieron la característica principal de los hechos conflictivos y violentos de estos últimos 20 años. Entonces el 11 de septiembre fue la presentación al mundo de una manera espectacular y siniestra del llamado terrorismo global. 

 Hasta ese instante el terrorismo que se conocía eran acciones puntuales en términos geográficos pues sus causas y sus objetivos eran meramente nacionales. Con la salvedad del anarquismo de finales del siglo XIX y principios del siglo XX que colocaba bombas, incluso asesinaba presidentes y que tuvo una cierta visión internacionalista, el siglo XX fue marcado por modalidades de terrorismo geográficamente muy puntuales. 

 Por ejemplo, separar al país vasco de España y Francia era el objetivo de la organización nacionalista vasca terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA). El Ulster una de las provincias históricas de la isla de Irlanda (la isla de Irlanda tiene 4 provincias, con 9 condados en total) que actualmente constituye Irlanda del Norte que está conformada por 6 de esos condados, constituyendo el cuarto país constitutivo del Reino Unido con Gales, Inglaterra y Escocia. Pues separar el Ulster del Reino Unido para conformar con la República de Irlanda un Estado soberano era el objetivo del Ejército Republicano Irlandés (IRA). Así encontramos también las Brigadas Rojas en Italia cuyo objetivo era instalar allí el comunismo. 

 

Pero eran proyectos muy puntuales en una época donde en los conflictos el signo fundamental había sido marcado por la primera y segunda guerra mundial junto con la guerra fría. Entonces, con el 11 de septiembre se presenta ante el mundo el terrorismo de carácter global, totalmente diferente a lo que se conocía anteriormente.  

 

En su primera etapa, este terrorismo global perseguía la creación de un gran califato que abarcaría lo que fue el imperio Otomano, extendiéndose desde Al-Ándalus, nombre dado por los árabes a la península ibérica pero que, muchos autores árabes medievales usaban para designar además de la península ibérica, a la totalidad de las zonas conquistadas por las tropas árabes-musulmanas en territorios que hoy pertenecen a Portugal, Francia, Andorra y Gibraltar.​ 

 Pues bien, este califato se extendería desde Al-Ándalus hasta la ciudad de Bujará, en Uzbekistán, Asia Central. Bujará fue la emblemática capital del Kanato y Emirato de Bujará antes de ser absorbida, primero por el Imperio Ruso y luego por la Unión Soviética como la República Popular Soviética de Bujará. Siendo el último emir de Bujará, Muhammad Alim Khan que moriría en 1944. 

 Entonces, este gigantesco califato, debía ser la base de la cual se expandiría la islamización global que era lo que se planteaba Al Qaeda la organización transnacional que perpetró los atentados del 11 de septiembre. 

 Origen ideológico del terrorismo global 

En términos ideológicos, si se quiere, el terrorismo global se fundamentaba en el wahabismo. El wahabismo es una corriente político-religiosa del sunismo, la rama mayoritaria del islam y que fue creada por el teólogo Muhammad ibn ‘Abd al-Wahhab a mediados del siglo XVIII de donde viene su nombre. Sus ideales eran la vuelta al islam puro, a los principios del salaf o Salaf Salih, término por el cual los musulmanes se refieren a las tres generaciones primeras de defensores del islam. Por ello, los miembros del movimiento, prefieren ser llamados salafistas y encuentran el término wahabí ofensivo. 

 El wahabismo, es la vertiente teológica oficial en Arabia Saudita, ya que, Muhammad ibn ‘Abd al-Wahhab hizo una alianza teológica-militar con el jefe tribal saudí Muhammad ibn Saud, y juntos avanzaron conquistando territorios en la península arábiga y fundaron el Emirato de Diriyah, conocido como el primer Estado Saudí y sus descendientes fundaron en 1932 el Estado Saudí moderno, conocido como Reino de Arabia Saudita con el wahabismo como corriente teológica oficial del islam. En consecuencia, en términos prácticos, el actual rey de Arabia Saudita es descendiente de Muhammad ibn ‘Abd al-Wahhab y de Muhammad ibn Saud. 

 

Para los salafista el califa es el nexo entre Alá y el pueblo, mientras que para los wahabitas lo es, el rey de Arabia Saudita. Sin embargo, fuera de ahí sus rígidas interpretaciones y aplicaciones durísimas y estrictamente literal de lo que dice el Corán y los hadices que son los textos de los dichos y hechos del profeta Mahoma relatadas por quienes le acompañaron y compiladas por quienes les sucedieron, son exactamente iguales.  

 Origen de Al Qaeda 

Al Qaeda nació con esta con esta cosmovisión en Afganistán, donde se encontraba su fundador Osama bin Laden que era el tesorero de los recursos económicos que provenían de las potencias occidentales y de las monarquías del golfo en apoyo a la insurgencia (llamados muyahidines) que luchaban contra la invasión de las tropas de la Unión Soviética en Afganistán. Cuando termina la invasión soviética y empieza aquella terrible lucha de facciones en Afganistán, muchos de los muyahidines que Osama bin Laden había reclutado antes y lograron sobrevivir volvieron a sus países originarios, pero sus datos quedaron en las bases de datos de bin Laden quien los había reclutado.  

 Tiempo después, a quienes aceptaron sus ofertas, bin Laden logró convertirlos en milicianos dormidos, en aquellos sus países y que podían ser activados, entrar en fase exterminadora y cometer atentados en sus propios países cuando recibieran la orden, desde el liderazgo principal de Al Qaeda que eran Osama bin Laden y su mano derecha el médico cirujano egipcio Aymán al-Zawahirí. Así nació Al Qaeda, cuyo nombre significa la base, que es interpretado por mucho como referido a la base de datos de Osama bin Laden de las personas que este había reclutado en diversos países del mundo.  

 Nacía así la primera organización terrorista global, cuyas imágenes del atentado fueron transmitidas a nivel planetario, superando los índices históricos de audiencias televisivas hasta ese momento. Este ataque sistematizado fue transmitido repetidas veces por las televisoras a nivel global por su espectacularidad. Al poco tiempo, empezó a ser difundida la imagen y datos de Osama bin Laden porque desde hacía unos años el encabezaba la lista de los principales enemigos de Estados Unidos que elabora el Pentágono y que siempre había estado encabezada por Estados. 

 Es que, en los últimos años esa costumbre había cambiado y la lista la encabezaba ahora un individuo de nombre árabe que no era más que Osama bin Laden y lo era porque Al Qaeda, la organización que dirigía, había ejecutado varios grandes atentados contra Estados Unidos. La administración del presidente William Jefferson (Bill) Clinton había hecho ataques contra emplazamientos para el entrenamiento de terroristas que Al Qaeda tenía en Sudan, durante el régimen del teniente general Omar al Bashir, de donde Osama bin Laden fue expulsado en 1996 y regresó a Afganistán, siendo protegido por los talibán, la milicia que había ganado la guerra de facciones en aquel país en ese mismo año.   

Recordemos los ataques con bombas perpetrados contra las embajadas estadounidenses en Nairobi, Kenia y en Dar es Salaam, Tanzania en 1998, de manera simultánea y que se cobraron la vida de cientos de personas y miles de heridos. También, el atentado del 12 de octubre del 2000, contra el navío de la armada estadounidense USS Cole, en Yemen en que murieron 17 infantes de marina y 30 resultaron heridos. Por todo esto, Osama bin Laden y su organización estaban ya en la mira de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y del Pentágono. 

 El 11 de septiembre, es el día, en que de una manera siniestra y espectacular se presentó ante el mundo, este fenómeno que ha sido llamado terrorismo global y que siguió envistiendo porque luego de lo ocurrido allí, siguieron otras manifestaciones, con otros atentados. Podemos señalar, a quienes en marzo del 2004 se hicieron estallar en cuatro trenes en Atocha cercano a Madrid en España. Los asesinatos en la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo, en Paris Francia, en enero de 2015. Los tiroteos de noviembre de 2015, contra bares y restaurantes, y además la toma de rehenes en Bataclan, Paris Francia. 

 Luego seguirían los ataques de Londres en junio de 2017, la serie de ataques que se desarrollaron en las ciudades de Barcelona y Cambrils, en Cataluña que se iniciaron en el paseo de Las Ramblas de Barcelona, en agosto de 2017, donde se ejecutó un atropello masivo con una furgoneta blanca. Continuaron los siguientes ataques de Londres de noviembre de 2019 y de febrero de 2020. Atentados que tuvieron desenlaces en terribles masacres.  

 Pero esas horribles masacres que se sucedieron, tuvieron como origen el terrorismo global que había iniciado el 11 de septiembre de 2001 con los ataques realizados con aviones en Estados Unidos. Solo que ya continuaban con otras denominaciones que se habían clonado de Al Qaeda y a dos décadas del #11S, el mundo sigue impactado y a merced de aquel fenómeno llamado terrorismo global. 

Por Alfredo De la Cruz 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar