EEUU no aclara si Trump cree en cambio climático y defiende su adiós a París

Por EFE viernes 2 de junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON, EFE.- Miembros del gabinete y asesores del presidente de EE.UU., Donald Trump, rechazaron hoy aclarar qué piensa el mandatario acerca del cambio climático, un fenómeno que llegó a negar en el pasado, al defender que no hay que “disculparse” por nada ni ante nadie por el adiós al Acuerdo de París.

En la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca, el jefe de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés) de EE.UU., Scott Pruitt, conocido por su escepticismo sobre el calentamiento global, defendió con vehemencia la “muy valiente” decisión de Trump de sacar al país del Acuerdo climático de París, anunciada este jueves.

Ante la pregunta, repetida de distintas maneras y por varios periodistas, sobre si Trump sigue creyendo que el cambio climático “es un engaño”, como afirmó en el pasado, Pruitt se limitó a decir que las deliberaciones del mandatario sobre el abandono de París se centraron en si ese pacto es “bueno o no” para EE.UU.

Otros miembros del gabinete, entre ellos la secretaria de Educación, Betsy DeVos, también eludieron hoy comentar los efectos de la actividad humana en el calentamiento global y qué opina Trump, al igual que asesores como la consejera presidencial Kellyanne Conway o el economista jefe de la Casa Blanca, Gary Cohn.

Por otro lado, Pruitt enfatizó que, como país, EE.UU. no tiene que “disculparse” por nada ni ante nadie por querer dejar el Acuerdo de París, firmado a finales de 2015 por casi 200 naciones.

A juicio del jefe de la EPA, el pacto climático es solo “un montón de palabras” que representan “poco beneficio” para el medioambiente a nivel global y, a la vez, sitúan en una posición de “desventaja” a EE.UU. y su economía.

Además, Pruitt aseguró que salir de París no significa una “desvinculación” por parte de EE.UU. de la protección del medioambiente, al recordar que el objetivo de Trump es renegociar para lograr un acuerdo más “justo” o buscar un nuevo pacto climático.

No obstante, los Gobiernos de Alemania, Francia e Italia ya han advertido a Trump, en un comunicado conjunto, de que no hay nada que renegociar.

En esa misma línea y en un intento de rebajar las críticas a la decisión de Trump, su secretario de Estado, Rex Tillerson, aseguró hoy que EE.UU. seguirá reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero pese a la retirada del Acuerdo de París.

“Creo que es importante que todo el mundo reconozca que Estados Unidos tiene un historial fantástico en lo que se refiere a la reducción de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Tillerson en declaraciones a los periodistas antes de reunirse con el ministro de Exteriores brasileño, Aloysio Nunes Ferreira.

“Es algo de lo que creo que podemos estar orgullosos y que se hizo sin que estuviera (aún en vigor) el Acuerdo de París. No creo que vayamos a cambiar nuestros esfuerzos para reducir esas emisiones en el futuro, así que confío en que la gente pueda poner las cosas en perspectiva”, añadió.

Mientras, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, realizó hoy varias entrevistas para rechazar que Washington vaya a perder su posición de liderazgo global a causa del adiós a París.

“Lo que el mundo presenció ayer fue a un presidente estadounidense que pone en primer lugar a Estados Unidos”, resumió Pence en una entrevista con la cadena conservadora Fox.

Trump, por su parte, tuiteó una fotografía en la que se le ve en la Rosaleda de la Casa Blanca dando el discurso en el que anunció el abandono del pacto climático y retuiteó comentarios y enlaces a noticias que apoyan su decisión.

Al iniciar un proceso para la retirada del acuerdo climático, EE.UU. se unirá a Nicaragua y Siria, los únicos dos países no firmantes de los compromisos adoptados en París por casi 200 naciones y ratificados por un total de 147.

El punto 28 del Acuerdo de París indica que cualquier país que haya ratificado el acuerdo, como es el caso de EE.UU., solamente podrá solicitar su salida tres años después de su entrada en vigor, esto es, el 4 de noviembre de 2019.

Una vez hecha formalmente esa petición, tiene que pasar otro año para que la salida del acuerdo sea efectiva, por lo que habrá que esperar hasta el 4 de noviembre de 2020, el día siguiente de las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Por Miriam Burgués

 

Apple Store Google Play
Continuar