EEUU dispondrá del satélite más avanzado para la nueva temporada de huracanes

Por EFE jueves 1 de junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, Miami (EE.UU.), 1 jun (EFE).- Meteorólogos estadounidenses presentaron hoy en Miami (EE.UU.) el satélite geoestacionario GOES-16, el más avanzado de las últimas décadas y que se puso en órbita con la misión de proporcionar datos precisos de huracanes y tormentas formados en el Atlántico.

La presentación del GOES-16 coincidió con el comienzo hoy de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, que reunió en las instalaciones del Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, a expertos con el secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, y el gobernador de Florida, Rick Scott.

Se trata del “avance tecnológico de satélite más significativo de las últimas dos décadas y se ha estado trabajando (en su construcción) durante más de diez años”, aseguró a Efe Pablo Santos, director del Servicio Nacional de Meteorología de Miami.

El satélite meteorológico proveerá al Centro Nacional de Huracanes de información muy precisa, concreta y de imágenes en directo de los fenómenos meteorológicos en el Atlántico con una resolución nunca antes conocida.

La “mayor calidad de las imágenes, así como la resolución y una más alta frecuencia”, respecto de los satélites anteriores, “permitirá” a los científicos “tener una visión más detallada de lo que está ocurriendo tanto dentro del huracán como a su alrededor”, precisó Santos.

Los datos obtenidos se emplearán también para la elaboración de predicciones y mapas meteorológicos de alta resolución, especialmente cuando los huracanes se forman en zonas del Atlántico “fuera del alcance de los cazahuracanes”.

Por ello, la “enorme calidad” de los datos que entregará el satélite servirá para “mejorar los pronósticos de los modelos por computadora”, así como la “intensidad del sistema” observado.

La puesta en órbita de este satélite geoestacionario se produce en una temporada de huracanes en el Atlántico que se prevé con una actividad “por encima” del promedio, con entre 5 y 9 huracanes, de los cuales entre 2 y 4 serían de categoría mayor, anunció el pasado 25 de mayo la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA).

Pese a que el presupuesto con que cuenta el NHC esta temporada es menor que el de otros años, debido a recortes presupuestarios de la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, Santos aseguró que los meteorólogos continuarán “siempre haciendo su trabajo de una u otra manera”, aunque este recorte pueda tener un “impacto”.

En ese contexto, Kelly dijo que Trump sigue muy de cerca todo lo relativo al peligro que entraña la formación de huracanes y tormentas y su “potencial catastrófico”.

“Tomamos muy seriamente este potencial destructor de los huracanes, su poder devastador y el coste astronómico que puede tener” en términos de daños materiales, precisó Kelly, para referirse a continuación al huracán Matthew, que dejó 43 muertos en Estados Unidos.

La temporada de huracanes de 2016 en el Atlántico, que fue más intensa de lo normal, será recordada por el devastador Matthew, el más potente en casi una década y que dejó a su paso por Haití al menos 500 muertos, según cifras de la NOAA.

Scott se dirigió a los medios para decir en español que su “prioridad es la seguridad de todas las familias en Florida”.

Las previsiones de la NOAA de cara a la temporada ciclónica en la cuenca atlántica, que afecta durante seis meses a Estados Unidos, el Caribe y México, apuntan además a la formación de 11 a 17 tormentas tropicales y un 45 % de posibilidades de que sea más activa de lo normal.

Por su parte, los meteorólogos de la Universidad Estatal de Colorado (CSU) elevaron hoy su previsión de actividad ciclónica en la cuenca atlántica, con la formación de 14 tormentas tropicales y 6 huracanes, dos de ellos de categoría mayor.

Santos recordó que, no obstante, es de una importancia menor el número de tormentas que se generen durante la temporada, ya que cualquiera que impacte una zona puede causar una catástrofe.

Así sucedió en 1992, temporada en la que solo se predijeron siete tormentas, pero el poderoso huracán de categoría 5 Andrew, con vientos de más de 252 kilómetros por hora, barrió las ciudades de Homestead y Florida City, en el estado de Florida, en el sureste de EE.UU.

“Andrew” causó 65 muertos, destruyó 25.500 casas, otras 100.000 sufrieron daños y 25.000 personas quedaron sin techo, un desastre con unos daños valorados en unos 26.000 millones de dólares del que se cumplen 25 años en agosto próximo. EFE