¡Educar y aplicar las Leyes de Transito para conducir mejor!

Por Balbueno Medina lunes 16 de septiembre, 2019

Las muertes por accidentes de tránsito en la República Dominicana continúan en ascenso, pese a los esfuerzos oficiales que se han hecho por contener ese flagelo que ha llevado luto, dolor  y tristeza a la mayoría de las familias dominicanas.

Lo cierto es que, las campañas que se han desarrollado desde el INTRANT y la Dirección General de Comunicaciones de la presidencia, que han sido muy buenas, han surtido sus efectos positivos en el seno de la población dominicana, pero necesitamos un mayor apoyo de las instituciones represivas que sirven al sector transporte.

El perfil de esas campañas que tienen como propósito crear conciencia en la población de los daños que producen a las familias el conducir de manera irresponsable, bajo los efectos del alcohol,  las drogas prohibidas, la violación a las Leyes de tránsito y las altas velocidades, deben estar acompañadas de la aplicación colectiva de la Ley 63-17 para que se reduzcan esos excesos que nos han hecho mucho daño.

La medida de permitir a los vehículos del transporte público transitar desprovistos de cinturones y a los motoristas de conducir sin placas ni papeles que identifiquen la legitimidad de esos medios de transporte, han creado una distorsión que ha servido de caldo de cultivo para el caos del tránsito que vivimos en el país.

De igual manera, la falta de señalización de las vías y las violaciones constantes de los conductores a las existentes, han contribuido a la ocurrencia de accidentes y grandes taponamientos en las principales ciudades del país, provocando de esa manera malestares en el transito durante gran parte del día.

Esas debilidades que datan de mucho tiempo y que todavía prevalecen en el ambiente del tránsito dominicano, han opacado los importantes esfuerzos que han hecho el INTRANT y la DICOM por lograr que a través de sus campañas los conductores asuman una mayor responsabilidad al momento de tomar un guía de vehículo de motor para salir a las calles.

Para revertir esa vieja cultura de conducir, y que le ha costado muchas vidas a nuestro país, se hace necesario que se produzca una alianza publico privada, que garantice el involucramiento de todos los sectores de la sociedad dominicana a fin de que en cada empresa, en cada institución del Estado, en cada hogar y en cualquier conglomerado de la sociedad dominicana se asuman compromisos de educar y sensibilizar al ciudadano de la importancia de respetar las señales de tránsito y la Ley que rige esta materia a nivel nacional.

De esa manera, podríamos asegurar que los esfuerzos muy bien dirigidos por la Ingeniera Franchesca  de los Santos y el licenciado  Roberto Rodríguez Marchena, a través de las campañas de concienciación que han realizado, pudieran surtir mejores efectos en el seno de la población dominicana y de esa manera disminuir hasta la mínima expresión la ocurrencia de accidentes en todo  el país, que es a lo que aspiramos todos por el bien de nuestras gentes.

En definitiva, debemos continuar divulgando las campañas que han llevado excelentes mensajes de vida a la población dominicana, pero sería oportuno y necesario que las mismas cuenten con el acompañamiento de una efectiva aplicación de la Ley 63-17, sin discriminar a ninguno de los conductores y sectores del transporte que hacen vida en nuestro país.

Por Balbueno Medina

Anuncios

Comenta