Educación versus COVID-19: Retos y desafíos

Por Rosel Fernández

Han pasado cinco meses bajo el embate de la pandemia del COVID-19 con un   panorama general  aterrador, cifras de contagiados y muertos  fuera de control sin indicios de retroceder ,  un sistema sanitario colapsado, recursos humanos de salud agotado en una situación    difícil y por largo tiempo. El COVID 19, ha traído incertidumbre, angustia y crisis social.

La economía ha sido impactada en todos sus indicadores, especialmente las actividades cotidianas y las relacionadas con el intercambia internacional.

El sistema  de educación nacional, frente a la crisis inicial de la epidemia, asumió la resolución  oficial de terminar el  año escolar hasta donde habían llegado las escuelas a nivel público, y las privadas asumieron modalidades, particulares de virtualidad, al igual que  las universidades para  terminar su   programa.

La  COVID- 19 en su máximo apogeo de contagio y muerte, frente a la inminente llegada de la apertura del año escolar y cuatrimestral en las instituciones de educación superior , pondrá en riesgo a una parte importante  de la población de  enfermarse por este virus, que según los pronósticos de los expertos epidemiólogos,  agravara  la situación sanitaria  en  el país con  más de 3  millones de personas, entre estudiantes, profesores y relacionados al sector  que  serán expuestos francamente  al contagio y multiplicación del virus.

Las autoridades deben analizar, si los planteles escolares cuentan con las infraestructuras físicas para asegurar el cumplimiento de las mínimas normas de bioseguridad y anti sísmicas: aulas amplias y aireadas  que garanticen el distanciamiento reglamentario, baños  adecuados, con agua   en las tuberías de forma continua, patio y /o salón de esparcimiento, servicios básicos garantizados: basura, limpieza, energía eléctrica permanente, plataformas tecnológicas habilitadas y con máxima  capacidad, equipamiento tecnológico de base en el plantel escolar

El COVID 19 ha puesto a prueba al sistema de salud, al sector económico, al sector laboral formal e informal, y en los que nos atañe al sector educativo.

En ese sentido la EDUCACIÓN, ha tomado un rumbo extraordinario dando un salto incomparable de pasar de la época análoga a la digital virtual obligando a miles de docentes de asumir modalidades educativas  diferentes virtuales, poniendo en invidencia, la innovación, creatividad, y deseo de salir adelante con los estudiantes  y finalizar el periodo para el cual se inscribieron. En ese sentido la Universidad Autónoma de Santo Domingo se ha catapultado con el esfuerzo realizado en medio de esta crisis, al darle  respuesta  académica a aproximadamente doscientos mil alumnos gracias a la intervención de varios protagonistas de este proceso que han hecho de la fantasía virtual en la UASD  una realidad. Grandes retos y desafíos tienen las instituciones de educación con la apertura del nuevo periodo escolar para   asegurar el equipamiento tecnológico de  los actores del proceso educativo,  entrenamiento del personal tutorial docente y garantizar la bioprotección de todos, de manera segura, y esperar el desenlace de este clímax epidemiológico en sentido favorable, de lo contrario: No pensar en abrir  por el momento los escenarios presenciales  para la educación, ya que profundizaría  la   catástrofe  sanitaria a niveles exorbitantes.

AUTORA: ROSEL FERNÁNDEZ

*La autora es decana Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar