En educación, E’ pa’ lante que vamos!

Por Juan López lunes 21 de agosto, 2017

La programación del año lectivo 2017-18, en la R. Dominicana (RD), indica que la docencia en el sistema educativo preuniversitario empezará este lunes 21, con la histórica cifra de más de 2.8 millones de estudiantes y la presencia de unos 90 mil profesores para los distintos niveles de las escuelas públicas.

El gobierno del presidente Danilo Medina, en el primer año de su segundo período, está en capacidad de presentar importantes logros a través de la estabilidad macroeconómica, el crecimiento sostenido del PIB por encima del 5%, la baja tasa de inflación por debajo del 4%, importantes aportes a la agropecuaria, el magnífico crecimiento del turismo, la significativa presencia de la gran  inversión extranjera directa (la mayor entre los países del Caribe, 49% de acuerdo a la CEPAL) producto de la paz social, el respeto a las libertades y a los derechos humanos que disfrutamos en la RD.

Ese positivo panorama económico y social es una tangible realidad, no obstante las convulsiones políticas generadas por la dolosa actuación a nivel internacional de la empresa Oderbrecht y las demandas que promueven los participantes en la “Marcha Verde”.

Ahora bien, los máximos y más impactantes logros del Presidente Medina se localizan en el campo de la educación, “la otra ala de la libertad”:

Para este año la Jornada de Tanda Extendida recibirá a más de 1,150 mil estudiantes en  35,720 aulas en 4,057 centros educativos diseminados en todo el territorio nacional.

Los maestros dominicanos han recibido merecidos aumentos de sueldos, respaldo directo para realizar estudios de postgrado, están inmersos en la evaluación del desempeño, de cuyos resultados podrían percibir importantes incentivos y mayor estabilidad en sus cargos.

Para ampliar los logros en materia de educación, el programa “Quisqueya Aprende Contigo” agiliza el proceso para terminar con el analfabetismo. Para que la RD quede libre de analfabetos, sólo faltan por aprender a leer y escribir 176 mil 651 personas en toda la geografía nacional. De ese grupo, 94 mil 790 ya están en proceso de alfabetizar.

Con la implementación del programa “República Digital”, los estudiantes de la secundaria y sus maestros recibirán computadoras personales, con las que tendrán acceso directo a los beneficios  de la tecnología de la informática, tan imprescindible en esta época.

Cientos de millones de pesos serán invertidos por el Ministerio de Educación (MINERD) a través del Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (INABIE) para servir desayuno, almuerzo, merienda, uniforme, libros de textos  y utilería  escolar a los estudiantes que asisten a las escuelas públicas.

Miles de niños y niñas de la primera infancia (de 0 a 5 años de edad) que residen en los sectores sociales vulnerables del país son acogidos en los Centros de Atención Integral a la Primera Infancia (CAIPI), conocidos como Estancias Infantiles, que gestiona el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI).

Las madres de más de 15 mil niños y niñas que recibían las atenciones y educación en los CAIPI podrán continuar realizando sus actividades productivas o estudios, porque sus hijos pasarán directamente a las escuelas de tandas extendidas para seguir integrados en el proceso  de la educación formal.

Como se puede ver en estas limitadas pinceladas, la Revolución Educativa es un extraordinario logro del gobierno del Presidente Medina, mediante la cual se  están creando condiciones de infraestructuras óptimas y valiosos indicadores pedagógicos, propios de estos tiempos, para continuar impulsando los factores imprescindibles que permitan ofrecer una educación incluyente y de calidad, condición esencial para apuntalar el progreso económico, social,  cultural y la modernización de la RD.

Consideramos propicias estas líneas para exhortar a nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes, a sus padres y tutores para que acojan con entusiasmo el llamado a clase, que sean capaces de aprovechar el tiempo,  porque en la RD, en materia de educación, e’pa’ lante que vamos!

 

Comenta