Eduardo Díaz Guerra

Por Ramón Saba jueves 12 de abril, 2018

Nació el 29 de mayo de 1954 en Puerto Plata. Su nombre completo es Eduardo Enrique Díaz Guerra.

Poeta, narrador y publicitario. Estudio Odontología por tres años y luego terminó la carrera de Psicología en Universidad Autónoma de Santo Domingo, aunque al momento no ha presentado la tesis de grado. Laboró como creativo publicitario en las agencias Young & Rubicam Damaris, Pagés BBDO, Alfonso Publicidad y Cabrera & Asociados, en las cuales desarrolló una serie de ideas para el lanzamiento y mantenimiento de varias marcas reconocidas.

Ha laborado también en el Ministerio de Relaciones Exteriores desde el 2015. Desde hace muchísimos años ha estado ligado al sector literario, aunque nunca ha formado parte integral de ningún grupo cultural, a pesar de que es un asesor permanente de todo aquel que requiera su ayuda. Es corrector de textos (estilo) desde hace muchos años, labor realiza con mucha profesionalidad.

En el haber bibliográfico de Eduardo Díaz Guerra se aposentan los títulos Cincoletras (poesía); Nostalgia de Lori Lemaris (poesía); bar azul (poesía); Ciudad mojada (cuento); Inocente mariposa (relatos novelados) y Música del desierto (poesía; inédito).

Ha sido expositor representante de la Asociación de Padres del colegio APEC/Minetta Roques, acto de clausura del colegio; expositor representante de la Asociación de Padres del Círculo Infantil en la presentación “Libro de Experiencias” del colegio, a cargo de Mechy Hernández y expositor en la 1ra Conferencia de Cultura Dominicana para la Diáspora; entre muchas más.

A lo largo de su trayectoria, Eduardo Díaz Guerra ha recibido importantes reconocimientos, entre los que podemos destacar haber obtenido el Primer premio de poesía Casa de Teatro (1984). Logró Medalla de plata tenis de mesa, 1ros Juegos Deportivos V Aniversario Tribunal Constitucional. 2017, entre otros.

Eduardo Díaz Guerra se define a sí mismo como un “monstro” (excelente) jugando Baloncesto y es el único miembro-fundador activo de la Liga 440 del club Mauricio Báez, hace más de dos décadas; es especialista en temas ligados al versátil grupo humorístico-musical argentino Les Luthiers,  sobre el cantautor cubano Silvio Rodríguez y en “chocolatología”; además toca muy bien la batería y la tambora, para envidia mía, pues practiqué estos instrumentos desde muy joven y fui parte de varios grupos musicales. Actualmente no gusta leer poesía, aunque según sus propias palabras “disfruto de César Sánchez Beras, de Luis Carvajal, de una tal Leibi Ng y de un tal Ramón Saba.” Sus autores foráneos favoritos son César Vallejo, en poesía, y Manuel Scorza, en novela, género literario que prefiere para leer.

La escritora, periodista y profesora Provy Meyer-Guerrero estima que Eduardo Díaz Guerra es parte de su familia, un amigo de juventud. Lo considera absolutamente genial y le encanta cuando escribe y cómo escribe; posee un dominio excelente de la lengua española con la que juega a su antojo con increíble facilidad. Escribe con mucha naturalidad y capta el interés del lector hasta el final de sus escritos. Lo admira mucho como poeta también. Sobre su personalidad dice que es una persona muy apasionada en todo lo que hace, con sus ideas y sus principios. Excelente amigo y mejor persona. Con un sentido del humor muy bueno y especial.

El escritor y músico César Namnúm es de opinión que ya no es fácil encontrar poetas, artistas, que refrendan su vida con el oficio; por eso expresa que Eduardo Díaz Guerra es un ser humano de considerable estatura… no lo es menos su poesía

La periodista, escritora y diplomática Aralis Rodríguez, Eduardo Díaz Guerra recuerda que lo conoció en tiempos de revolución, cuando eran “felices e indocumentados”. Su poesía llegó como la flor más bella, y siempre ha estado ahí, en nuestro recorrido literario. Su escritura se me parece a su personalidad: relajada y agradable. En su caso particular, su influencia ha sido enorme en el campo editorial. Eduardo ha corregido todos los libros que ha publicado (dos novelas, los cuentos y la tesis doctoral) e, incluso, su novela inédita. Su habilidad en la corrección de estilo es innegable, y con sus aportes lingüísticos y literarios puede lograr enderezar cualquier barco a la deriva.

Finalmente, el periodista y ensayista Fausto Rosario Adames, opina que Eduardo Díaz Guerra es espontáneo como pocos, y su creatividad surge en los diálogos, cuando muerde las palabras que le brotan, al momento de entregarlas.  Sus cuentos hablan de su vida, y si no de ella, por lo menos juega con los momentos que ha vivido, que le resultan útiles.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un poema de Eduardo Díaz Guerra:

Que urge

Aquí hay una geometría vacía

un espacio que no llena

el recuerdo inmediato de

un andar de labios.

 

Aquí el hueco

de la atrevidamente tímida

y semisabia cintura

que no está y

que urge.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar